/ martes 19 de octubre de 2021

Sheinbaum y la Reforma Eléctrica

Columna de opinión por Julio Cesar Moreno, diputado federal por Morena

Recientemente se publicó una entrevista que un medio de comunicación digital le hizo a la doctora, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, sobre la Reforma Eléctrica.

En dicha entrevista, Sheinbaum Pardo, afirmó que la reforma a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, plantea esencialmente regresar a la Comisión Federal de Electricidad, (CFE) las funciones que tenía previo a la reforma de 2013. En pocas palabras, devolver al Estado la rectoría en la materia.

Para dimensionar la importancia de esta reforma, recordemos que la CFE perdió la capacidad de generar electricidad y empieza a comprársela a privados a través de generación independiente de energía eléctrica perdiendo con ello, la razón de ser de la empresa paraestatal debido a los contratos exorbitantes que tiene que pagar a privados.

Por ello, coincido con la jefa de gobierno toda vez que desmiente a quienes están desvirtuando la verdadera esencia de la Reforma Eléctrica y, en Cámara de Diputados, somos testigos como un sector interesado en que desaparezca la CFE asegura que con dichos cambios constitucionales el sector eléctrico se privatizará o subirán los costos de la luz, cosa por demás falsa.

Incluso, esta reforma que ha enviado el presidente de México, lejos de privatizar o afectar al sector empresarial, y de buscar expropiaciones como se ha venido distorsionando, otorga un 46% del mercado al sector privado y a la Comisión Federal de Electricidad el 54%.

Del mismo modo, dentro de la iniciativa se contempla la desaparición de la Comisión Reguladora de Energía (CRE); y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Mientras que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) pasará a formar parte de la CFE, y con ello, desaparecerán los contratos de autoabastecimiento por lo que las grandes empresas y cadenas comerciales, así como las tiendas de autoservicio beneficiadas por estas sociedades privadas deberán adquirir la energía directamente a la paraestatal.

Es decir, es una reforma incluyente, más justa, más igualitaria y social, pero lo anterior, pareciera incomodar a los opositores quienes defienden a capa y espada a la empresa española Iberdrola, quien por cierto, tiene a los españoles sumidos en una crisis energética por el desmedido aumento a los precios de la electricidad y en México, domina casi la mitad del mercado de generación de energía eléctrica privada lo que les representa un gran negocio pues cobran a precios exorbitantes la electricidad, a tal grado que muchas entidades no pueden pagar esos costos y por ello, se tiene que subsidiar a los privados para que no dejen sin energía a las comunidades más pobres, y lo peor, es que muchos funcionarios de sexenios pasados, como se ha dado a conocer recientemente, estaban en contubernio con empresarios que, a toda costa, quieren terminar con la CFE para mantener sus privilegios y canonjías que esto conlleva.

En Twitter @julioc_moreno

En Facebook @juliocesarmorenorivera


Columna de opinión por Julio Cesar Moreno, diputado federal por Morena

Recientemente se publicó una entrevista que un medio de comunicación digital le hizo a la doctora, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, sobre la Reforma Eléctrica.

En dicha entrevista, Sheinbaum Pardo, afirmó que la reforma a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, plantea esencialmente regresar a la Comisión Federal de Electricidad, (CFE) las funciones que tenía previo a la reforma de 2013. En pocas palabras, devolver al Estado la rectoría en la materia.

Para dimensionar la importancia de esta reforma, recordemos que la CFE perdió la capacidad de generar electricidad y empieza a comprársela a privados a través de generación independiente de energía eléctrica perdiendo con ello, la razón de ser de la empresa paraestatal debido a los contratos exorbitantes que tiene que pagar a privados.

Por ello, coincido con la jefa de gobierno toda vez que desmiente a quienes están desvirtuando la verdadera esencia de la Reforma Eléctrica y, en Cámara de Diputados, somos testigos como un sector interesado en que desaparezca la CFE asegura que con dichos cambios constitucionales el sector eléctrico se privatizará o subirán los costos de la luz, cosa por demás falsa.

Incluso, esta reforma que ha enviado el presidente de México, lejos de privatizar o afectar al sector empresarial, y de buscar expropiaciones como se ha venido distorsionando, otorga un 46% del mercado al sector privado y a la Comisión Federal de Electricidad el 54%.

Del mismo modo, dentro de la iniciativa se contempla la desaparición de la Comisión Reguladora de Energía (CRE); y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Mientras que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) pasará a formar parte de la CFE, y con ello, desaparecerán los contratos de autoabastecimiento por lo que las grandes empresas y cadenas comerciales, así como las tiendas de autoservicio beneficiadas por estas sociedades privadas deberán adquirir la energía directamente a la paraestatal.

Es decir, es una reforma incluyente, más justa, más igualitaria y social, pero lo anterior, pareciera incomodar a los opositores quienes defienden a capa y espada a la empresa española Iberdrola, quien por cierto, tiene a los españoles sumidos en una crisis energética por el desmedido aumento a los precios de la electricidad y en México, domina casi la mitad del mercado de generación de energía eléctrica privada lo que les representa un gran negocio pues cobran a precios exorbitantes la electricidad, a tal grado que muchas entidades no pueden pagar esos costos y por ello, se tiene que subsidiar a los privados para que no dejen sin energía a las comunidades más pobres, y lo peor, es que muchos funcionarios de sexenios pasados, como se ha dado a conocer recientemente, estaban en contubernio con empresarios que, a toda costa, quieren terminar con la CFE para mantener sus privilegios y canonjías que esto conlleva.

En Twitter @julioc_moreno

En Facebook @juliocesarmorenorivera