/ jueves 13 de mayo de 2021

¿Qué tipo de personalidad financiera tienes?

¿Eres de los que dice que ninguno de los consejos de finanzas personales que doy aún no te ha funcionado? Es que hay muchas fuerzas, creencias, hábitos, conductas aprendidas y factores que conforman nuestra actitud hacia el dinero.

Xavier Serbiá, especialista en finanzas personales de CNN Español nos explica los tipos de personalidades financieras que existen. Aquí podrás identificar cuál tienes e ir corrigiendo lo malo de cada una de ellas y adoptando lo bueno.

1. El ansioso. El dinero es para satisfacer el ahora. Aquí pesa el impulso de actuar. El enfoque está más en la ejecución, no tanto en la elaboración de un plan. Si se espera, se corre el riesgo de que se pierda y la oportunidad no vuelva. Esto de hacer planes de cómo usar el dinero, ahorrarlo, invertirlo, monitorear sus gastos y llevar un presupuesto no van con el ansioso. Él valora más el presente, la urgencia del ahora. Esto a veces es importante cuando se requiere determinación, de acción, ejecución. El ansioso resuelve y apuesta con alto grado de optimismo a que el futuro se encargará de los problemas, si es que los hay, lo cual a veces es una actitud muy temeraria. Pero también puede llegar a jugar al azar con el único fin de disfrutar la acción. Piensa en compras compulsivas y el juego, una conducta arriesgada y peligrosa.

2. El gastador de valor social. El dinero es un vehículo para agradar a otros. Le gusta gastar para que otros se sientan bien. Participar en fiestas, lugares y celebraciones sociales es parte de vivir en sociedad. Siempre está haciendo regalos a familiares y amigos. Cada día festivo o especial hay que celebrarlo en grupo. Siente empatía hacia otros. Es una personalidad extrovertida, agradable, sociable y cooperativa, que no escatima en el gasto. Pero también el dinero puede ser un sustituto de la falta de amor, que evite la soledad y que busque el afecto para aumentar la autoestima, ya sea para sí mismo o para otros.

3. El despilfarrador. El dinero se relaciona más con el poder y el prestigio. Es una fuente importante de estatus social, como es algo que mucha gente quiere, lo presumen cuando lo tienen. Ellos disfrutan al mostrar su riqueza y les encanta que la gente hable de ellos, aquí todo lo que tiene fama de caro, tiene que estar a su alrededor. Es cierto que su generosidad puede resultar en el beneficio de algunos y esto pudiera causar admiración y respeto. Pero sus acciones están más centradas en el poder y en el prestigio de ellos mismos, o sea: son narcisistas. Cuando no consiguen lo que quieren pueden usar ese poder contra otros.

4. El obsesivo. El dinero es una medida de control y logro. Con el dinero pueden comprar aquellas cosas que realmente se necesitan y tener dinero les da más control. Ven el dinero ahorrado o invertido como una forma de protección contra las vicisitudes de la vida. La cantidad de dinero que uno tiene es un índice simple, pero poderoso, de éxito en la vida. Ellos son, y se enorgullecen de ser, responsables con el dinero. Entre menos dependientes de otros sean es mejor. Son sencillos, viven de un presupuesto, ahorran gran parte de lo que ganan, evitan estar en deuda, pero hacerlo en exceso puede demostrar que estás perdiendo el control de otras áreas de tu vida, mantenerte alejado o que tienes ansiedad acerca de los cambios de la vida.

5. El avestruz que esconde la cabeza. Reconoce que las decisiones que se toman con el dinero pueden traer problemas y muchos de ellos lleva tiempo darles solución. Por eso aplaza las cosas, detrás de ese aplazamiento se esconde un miedo a enfrentar los problemas, no quiere ver las consecuencias de sus acciones con el dinero. No quiere ver los problemas, les tiene miedo. Llevar un control estricto no es tan positivo, tampoco lo es evitar a toda costa organizar tus finanzas. No sabes cuánto entra ni cuánto sale. No revisan el saldo de sus tarjetas, ni abre los estados de cuenta que llegaron a fin de mes. Ni tampoco tienen un plan de retiro. Aunque no parezca, esta conducta puede estar siendo motivada por la ansiedad. No quieren enfrentarse a la realidad de que quizá gastaron de más y tienen que cambiar sus hábitos.

¿Cómo sacar lo mejor de cada personalidad y desechar lo malo?

1. Elije lo que quieres ser. Define lo que quieres hacer con tu futuro, ¿viviendo de prestado? ¿arrepentido de gastar en cosas sin importancia? Elije también lo que no quieres ser, porque tienes muchas opciones.

2. Evalúate. Sabiendo lo que quieres ser, haz una evaluación consciente de las conductas que van a favor y en contra de ese tú que quieres ser en el futuro.

3. Reprográmate. Para cambiar lo malo y convertirlo en positivo, borra todo lo que vaya en contra de lo que tú quieres ser en el futuro. Elimínalo. ¿Cómo hacerlo? Repite, practica, repite, practica, repite y practica. Haz que tu cerebro y tu ser se hagan un hábito de las cosas que necesitas para lograr ser ese tú en el futuro.

Al final ser lo que quieres ser es tu elección y el que paga el costo de las consecuencias de las decisiones que tomas eres tú. Cambia desde ya lo que no te deja ser financieramente libre y feliz.

@Lady_Varo
ladyvaro.fp@gmail.com



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Acast

¿Eres de los que dice que ninguno de los consejos de finanzas personales que doy aún no te ha funcionado? Es que hay muchas fuerzas, creencias, hábitos, conductas aprendidas y factores que conforman nuestra actitud hacia el dinero.

Xavier Serbiá, especialista en finanzas personales de CNN Español nos explica los tipos de personalidades financieras que existen. Aquí podrás identificar cuál tienes e ir corrigiendo lo malo de cada una de ellas y adoptando lo bueno.

1. El ansioso. El dinero es para satisfacer el ahora. Aquí pesa el impulso de actuar. El enfoque está más en la ejecución, no tanto en la elaboración de un plan. Si se espera, se corre el riesgo de que se pierda y la oportunidad no vuelva. Esto de hacer planes de cómo usar el dinero, ahorrarlo, invertirlo, monitorear sus gastos y llevar un presupuesto no van con el ansioso. Él valora más el presente, la urgencia del ahora. Esto a veces es importante cuando se requiere determinación, de acción, ejecución. El ansioso resuelve y apuesta con alto grado de optimismo a que el futuro se encargará de los problemas, si es que los hay, lo cual a veces es una actitud muy temeraria. Pero también puede llegar a jugar al azar con el único fin de disfrutar la acción. Piensa en compras compulsivas y el juego, una conducta arriesgada y peligrosa.

2. El gastador de valor social. El dinero es un vehículo para agradar a otros. Le gusta gastar para que otros se sientan bien. Participar en fiestas, lugares y celebraciones sociales es parte de vivir en sociedad. Siempre está haciendo regalos a familiares y amigos. Cada día festivo o especial hay que celebrarlo en grupo. Siente empatía hacia otros. Es una personalidad extrovertida, agradable, sociable y cooperativa, que no escatima en el gasto. Pero también el dinero puede ser un sustituto de la falta de amor, que evite la soledad y que busque el afecto para aumentar la autoestima, ya sea para sí mismo o para otros.

3. El despilfarrador. El dinero se relaciona más con el poder y el prestigio. Es una fuente importante de estatus social, como es algo que mucha gente quiere, lo presumen cuando lo tienen. Ellos disfrutan al mostrar su riqueza y les encanta que la gente hable de ellos, aquí todo lo que tiene fama de caro, tiene que estar a su alrededor. Es cierto que su generosidad puede resultar en el beneficio de algunos y esto pudiera causar admiración y respeto. Pero sus acciones están más centradas en el poder y en el prestigio de ellos mismos, o sea: son narcisistas. Cuando no consiguen lo que quieren pueden usar ese poder contra otros.

4. El obsesivo. El dinero es una medida de control y logro. Con el dinero pueden comprar aquellas cosas que realmente se necesitan y tener dinero les da más control. Ven el dinero ahorrado o invertido como una forma de protección contra las vicisitudes de la vida. La cantidad de dinero que uno tiene es un índice simple, pero poderoso, de éxito en la vida. Ellos son, y se enorgullecen de ser, responsables con el dinero. Entre menos dependientes de otros sean es mejor. Son sencillos, viven de un presupuesto, ahorran gran parte de lo que ganan, evitan estar en deuda, pero hacerlo en exceso puede demostrar que estás perdiendo el control de otras áreas de tu vida, mantenerte alejado o que tienes ansiedad acerca de los cambios de la vida.

5. El avestruz que esconde la cabeza. Reconoce que las decisiones que se toman con el dinero pueden traer problemas y muchos de ellos lleva tiempo darles solución. Por eso aplaza las cosas, detrás de ese aplazamiento se esconde un miedo a enfrentar los problemas, no quiere ver las consecuencias de sus acciones con el dinero. No quiere ver los problemas, les tiene miedo. Llevar un control estricto no es tan positivo, tampoco lo es evitar a toda costa organizar tus finanzas. No sabes cuánto entra ni cuánto sale. No revisan el saldo de sus tarjetas, ni abre los estados de cuenta que llegaron a fin de mes. Ni tampoco tienen un plan de retiro. Aunque no parezca, esta conducta puede estar siendo motivada por la ansiedad. No quieren enfrentarse a la realidad de que quizá gastaron de más y tienen que cambiar sus hábitos.

¿Cómo sacar lo mejor de cada personalidad y desechar lo malo?

1. Elije lo que quieres ser. Define lo que quieres hacer con tu futuro, ¿viviendo de prestado? ¿arrepentido de gastar en cosas sin importancia? Elije también lo que no quieres ser, porque tienes muchas opciones.

2. Evalúate. Sabiendo lo que quieres ser, haz una evaluación consciente de las conductas que van a favor y en contra de ese tú que quieres ser en el futuro.

3. Reprográmate. Para cambiar lo malo y convertirlo en positivo, borra todo lo que vaya en contra de lo que tú quieres ser en el futuro. Elimínalo. ¿Cómo hacerlo? Repite, practica, repite, practica, repite y practica. Haz que tu cerebro y tu ser se hagan un hábito de las cosas que necesitas para lograr ser ese tú en el futuro.

Al final ser lo que quieres ser es tu elección y el que paga el costo de las consecuencias de las decisiones que tomas eres tú. Cambia desde ya lo que no te deja ser financieramente libre y feliz.

@Lady_Varo
ladyvaro.fp@gmail.com



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Acast