/ jueves 16 de enero de 2020

Psiquiatras para legisladores

Una práctica difícil a desterrar en el país es que tras “el niño ahogado”, se quieran tomar medidas para atender problemas de antaño, sin haber actuado con antelación con acciones preventivas.

Lamentablemente son muchos los casos al respecto y, el más reciente que consternó a integrantes de todos los sectores, fue la tragedia acontecida en el colegio Cervantes Campus del Bosque, en Torreón, Coahuila.

En ese plantel un menor tuvo el impulso de disparar contra maestros y alumnos, acción que ha desatado la polémica de implementar o no el operativo Mochila Segura en las escuelas, tanto de oficiales como particulares.

Lo que creen senadores y diputados puede frenar el acontecimiento de ese tipo de hechos es que, desde todos los órdenes de gobierno, se trabaje en el bienestar de los menores de edad.

Pero también urgieron atender la masiva entrada de armas al país, así como el hecho de que haya un trabajo conjunto entre gobierno y sociedad para fortalecer la educación integral de los ciudadanos e implementar la Mochila Segura.

La tragedia de Torreón, tiene una característica multifactorial y elementos relevantes, como lo relativo a la posesión y disponibilidad de arma de fuego.

De ahí que el vocero de la diputación panista, Carlos Castaños Valenzuela, en su calidad de presidente de la segunda comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, aclarara que la violencia homicida y lo acontecido en el colegio Cervantes, obligan a dar al tema de armas una dimensión de política de Estado.

El hecho es que en México circulan 2 millones de armas que entraron de manera ilícita, por lo que no basta con tener uno de los órdenes jurídicos más restrictivos del mundo, si éste no se cumple.

Por ello, para legisladores federales, se debe revisar uno de los tramos inherentes al tema de disposición de armas de fuego, incluso analizar los efectos de comercialización indiscriminada de las mismas en Estados Unidos.

El planteamiento que hizo la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna Luna, es que es preciso crear estrategias y programas para atender a menores que crecieron en contextos de violencia.

A su parecer, la guerra que se echó a andar en 2006 contra la delincuencia propició, entre otros fenómenos, que la violencia sea vista como normal y que el territorio nacional esté lleno de armas.

Es el Sistema Educativo Nacional el responsable en crear estrategias y programas para acompañar y atender a los menores que crecieron en contextos de violencia, que incluya la participación de la niñez y la juventud que merecen vivir en paz y aprender a solucionar los conflictos de manera pacífica.

Y el que propuso haya atención psiquiátrica para los legisladores federales, fue el diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo.

Presentó una iniciativa a la Ley Orgánico del Congreso de la Unión, para reorganizar el trabajo legislativo.

Explicó que ante las largas jornadas de trabajo y lo intenso de las cargas legislativas, es necesario abordar este punto en el palacio legislativo de San Lázaro.

“No estoy hablando del psicoanálisis, la psiquiatría es un brazo de la medicina, e incluso he pensado que haya un departamento de psiquiatría en esta Cámara. Porque por desveladas, por todo lo que se quiera, por angustias, pues hay trastornos pasajeros y deben, y debemos nosotros tener ese servicio a nivel nacional y a nivel de los órganos de representación popular”, fundamentó. arturopan@hotmail.com

Una práctica difícil a desterrar en el país es que tras “el niño ahogado”, se quieran tomar medidas para atender problemas de antaño, sin haber actuado con antelación con acciones preventivas.

Lamentablemente son muchos los casos al respecto y, el más reciente que consternó a integrantes de todos los sectores, fue la tragedia acontecida en el colegio Cervantes Campus del Bosque, en Torreón, Coahuila.

En ese plantel un menor tuvo el impulso de disparar contra maestros y alumnos, acción que ha desatado la polémica de implementar o no el operativo Mochila Segura en las escuelas, tanto de oficiales como particulares.

Lo que creen senadores y diputados puede frenar el acontecimiento de ese tipo de hechos es que, desde todos los órdenes de gobierno, se trabaje en el bienestar de los menores de edad.

Pero también urgieron atender la masiva entrada de armas al país, así como el hecho de que haya un trabajo conjunto entre gobierno y sociedad para fortalecer la educación integral de los ciudadanos e implementar la Mochila Segura.

La tragedia de Torreón, tiene una característica multifactorial y elementos relevantes, como lo relativo a la posesión y disponibilidad de arma de fuego.

De ahí que el vocero de la diputación panista, Carlos Castaños Valenzuela, en su calidad de presidente de la segunda comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, aclarara que la violencia homicida y lo acontecido en el colegio Cervantes, obligan a dar al tema de armas una dimensión de política de Estado.

El hecho es que en México circulan 2 millones de armas que entraron de manera ilícita, por lo que no basta con tener uno de los órdenes jurídicos más restrictivos del mundo, si éste no se cumple.

Por ello, para legisladores federales, se debe revisar uno de los tramos inherentes al tema de disposición de armas de fuego, incluso analizar los efectos de comercialización indiscriminada de las mismas en Estados Unidos.

El planteamiento que hizo la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna Luna, es que es preciso crear estrategias y programas para atender a menores que crecieron en contextos de violencia.

A su parecer, la guerra que se echó a andar en 2006 contra la delincuencia propició, entre otros fenómenos, que la violencia sea vista como normal y que el territorio nacional esté lleno de armas.

Es el Sistema Educativo Nacional el responsable en crear estrategias y programas para acompañar y atender a los menores que crecieron en contextos de violencia, que incluya la participación de la niñez y la juventud que merecen vivir en paz y aprender a solucionar los conflictos de manera pacífica.

Y el que propuso haya atención psiquiátrica para los legisladores federales, fue el diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo.

Presentó una iniciativa a la Ley Orgánico del Congreso de la Unión, para reorganizar el trabajo legislativo.

Explicó que ante las largas jornadas de trabajo y lo intenso de las cargas legislativas, es necesario abordar este punto en el palacio legislativo de San Lázaro.

“No estoy hablando del psicoanálisis, la psiquiatría es un brazo de la medicina, e incluso he pensado que haya un departamento de psiquiatría en esta Cámara. Porque por desveladas, por todo lo que se quiera, por angustias, pues hay trastornos pasajeros y deben, y debemos nosotros tener ese servicio a nivel nacional y a nivel de los órganos de representación popular”, fundamentó. arturopan@hotmail.com

jueves 20 de febrero de 2020

Quería reformas en la UNAM

jueves 13 de febrero de 2020

Confesión Penosa

jueves 06 de febrero de 2020

Va en serio

jueves 23 de enero de 2020

CNDH evasiva

jueves 16 de enero de 2020

Psiquiatras para legisladores

jueves 09 de enero de 2020

Indagar a Fondo

jueves 02 de enero de 2020

Escala crisis

jueves 19 de diciembre de 2019

Leña del árbol caído

jueves 12 de diciembre de 2019

Sin Definición

jueves 05 de diciembre de 2019

Sin justificación

Cargar Más