/ domingo 29 de noviembre de 2020

Otra semana más

Este viernes la jefa de gobierno de la capital, Claudia Sheimbaun mantuvo el semáforo en naranja con alerta máxima, si eso se tradujera a el lenguaje coloquial sería como caminar al filo de la navaja, lo que si es un hecho es que será una semana más de ver morir a más personas, donde quizá enfrentemos otra cifra de más de 12 mil contagios en un día.

La contingencia no tiene para cuándo terminar y así, con la irresponsabilidad del gobierno de seguir empeñado en hacerle creer al pueblo que todo está bien, menos, pues esta semana a regañadientes, la jefa de gobierno, tuvo que aceptar que las hospitalizaciones están aumentando de manera alarmante, pero no es momento de paralizar todo.

La realidad es que las matemáticas son bien engañosas, bueno, las matemáticas que usan los gobernantes, pero entendámoslo así con este ejemplo, hay diez hospitales, en conjunto suman 200 camas, están ocupadas 100, lo cual quiere decir que solo el 50 por ciento está ocupado. Lo que no dicen es que nueve hospitales concentran solo 90 camas, el resto están en uno solo.

Entonces si se hace un promedio de hospitales, pues se podría decir que solo uno está saturado, el más grande, y nueve están libres, entonces es fácil engañar a la ciudadanía de qué hay lugares disponibles, lo que no están diciendo es que en realidad ninguno está muy holgado en cuestión de espacio, porque lo que no dicen es que ya son demasiados los contagios.

Ya prefirieron dejar de hablar de un repunte, porque para que eso sucediera, tuvo que hacer una baja y en Mexico llevamos al menos medio año, así de fuerte se lee, medio año estacionados en una catastrófica cifra de seis mil contagios diarios en promedio, esta cantidad supera por mucho las proyecciones del señor que decía que no servía de nada el cubrebocas.

La realidad, que no se ve en las conferencias sino en la calle, es que las ambulancias no se dan abasto, el centro regulador y el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas, así como la Cruz Roja están a tope, el personal de estas dependencias cuenta que los traslados son cada vez más comunes, incluso hay que esperar largo tiempo en lo que una unidad se desocupa para realizar el siguiente servicio.

Esta será otra semana más en la que escucharemos a familiares o vecinos que se contagiaron, sabremos de la muerte de algún familiar o conocido, otra semana más en la que la falsa sensación de que todo está mejor llevará a miles al contagio, una semana más que no se detienen las actividades no esenciales y se invita a todos a salir, y a exponerse.

Este viernes la jefa de gobierno de la capital, Claudia Sheimbaun mantuvo el semáforo en naranja con alerta máxima, si eso se tradujera a el lenguaje coloquial sería como caminar al filo de la navaja, lo que si es un hecho es que será una semana más de ver morir a más personas, donde quizá enfrentemos otra cifra de más de 12 mil contagios en un día.

La contingencia no tiene para cuándo terminar y así, con la irresponsabilidad del gobierno de seguir empeñado en hacerle creer al pueblo que todo está bien, menos, pues esta semana a regañadientes, la jefa de gobierno, tuvo que aceptar que las hospitalizaciones están aumentando de manera alarmante, pero no es momento de paralizar todo.

La realidad es que las matemáticas son bien engañosas, bueno, las matemáticas que usan los gobernantes, pero entendámoslo así con este ejemplo, hay diez hospitales, en conjunto suman 200 camas, están ocupadas 100, lo cual quiere decir que solo el 50 por ciento está ocupado. Lo que no dicen es que nueve hospitales concentran solo 90 camas, el resto están en uno solo.

Entonces si se hace un promedio de hospitales, pues se podría decir que solo uno está saturado, el más grande, y nueve están libres, entonces es fácil engañar a la ciudadanía de qué hay lugares disponibles, lo que no están diciendo es que en realidad ninguno está muy holgado en cuestión de espacio, porque lo que no dicen es que ya son demasiados los contagios.

Ya prefirieron dejar de hablar de un repunte, porque para que eso sucediera, tuvo que hacer una baja y en Mexico llevamos al menos medio año, así de fuerte se lee, medio año estacionados en una catastrófica cifra de seis mil contagios diarios en promedio, esta cantidad supera por mucho las proyecciones del señor que decía que no servía de nada el cubrebocas.

La realidad, que no se ve en las conferencias sino en la calle, es que las ambulancias no se dan abasto, el centro regulador y el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas, así como la Cruz Roja están a tope, el personal de estas dependencias cuenta que los traslados son cada vez más comunes, incluso hay que esperar largo tiempo en lo que una unidad se desocupa para realizar el siguiente servicio.

Esta será otra semana más en la que escucharemos a familiares o vecinos que se contagiaron, sabremos de la muerte de algún familiar o conocido, otra semana más en la que la falsa sensación de que todo está mejor llevará a miles al contagio, una semana más que no se detienen las actividades no esenciales y se invita a todos a salir, y a exponerse.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 17 de enero de 2021

Números Rojos

Jose Melton

domingo 10 de enero de 2021

Mal y de malas

Jose Melton

domingo 27 de diciembre de 2020

Esperanza

Jose Melton

domingo 20 de diciembre de 2020

Semáforo rojo, ¿y luego?

Jose Melton

domingo 06 de diciembre de 2020

El negocio de las emergencias

Jose Melton

domingo 29 de noviembre de 2020

Otra semana más

Jose Melton

domingo 08 de noviembre de 2020

Lo que la pandemia nos dejó

Jose Melton

Cargar Más