/ domingo 2 de agosto de 2020

Obesidad y diabetes agravan casos de coronavirus

Presidenta de la Fundación Dime y Juntos lo Hacemos e Integrante del Colectivo 50+1


En México, la Secretaría de Salud federal anunció que de las más de 41 mil defunciones registradas hasta el 23 de julio, el 73% de las personas que fallecieron por Covid-19, padecía al menos, alguna comorbilidad, como obesidad, diabetes o hipertensión.

Las cifras acumuladas señalan lo siguiente: de los 120 millones de habitantes en México, más de 90 millones padecen sobrepeso u obesidad. Hay 9 millones de mexicanos que padecen diabetes y cada hora fallecen alrededor de 14 personas por complicaciones de esta enfermedad.

La Cámara de Diputados Federal aprobó un presupuesto de 452 millones de pesos para ejercerlo durante el presente año en diversos programas dirigidos a la prevención y control de sobrepeso, obesidad y diabetes. Es posible que estos recursos resulten insuficientes. Las políticas públicas han evolucionado favorablemente para promocionar el deporte y el consumo de alimentos saludables.

Con la aprobación de la reforma para un nuevo etiquetado en alimentos y bebidas industrializadas a finales de 2019, la sociedad puede realizar sus compras con advertencias claras y precisas sobre los productos que pueden ser dañinos, al especificar el exceso de calorías, azúcares, grasas saturadas, edulcorantes o cafeína. Esta medida proporciona elementos a los padres de familias para elegir qué productos resultarían saludables.

La Jefa de Gobierno en la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum mencionó que como parte del Programa de Detección, Protección y Resguardo para frenar al Covid-19, el gobierno considera un protocolo de atención temprana y se contempla la canalización temprana de las personas vulnerables para que accedan a la atención hospitalaria y evitar complicaciones.

La emergencia sanitaria incrementó el entretenimiento sedentario y el consumo de bebidas y alimentos altos en calorías. Aunado a que en muchos hogares se elevó la permisividad con los antojos de los hijos y en muchas ocasiones fueron sustituidas las frutas y verduras por la comida rápida.

Entre los casos de fallecidos por coronavirus, el 43% tenía hipertensión, el 38% diabetes, y el 25% obesidad. Los padres debemos transmitir hábitos y prácticas saludables de alimentación.

Presidenta de la Fundación Dime y Juntos lo Hacemos e Integrante del Colectivo 50+1


En México, la Secretaría de Salud federal anunció que de las más de 41 mil defunciones registradas hasta el 23 de julio, el 73% de las personas que fallecieron por Covid-19, padecía al menos, alguna comorbilidad, como obesidad, diabetes o hipertensión.

Las cifras acumuladas señalan lo siguiente: de los 120 millones de habitantes en México, más de 90 millones padecen sobrepeso u obesidad. Hay 9 millones de mexicanos que padecen diabetes y cada hora fallecen alrededor de 14 personas por complicaciones de esta enfermedad.

La Cámara de Diputados Federal aprobó un presupuesto de 452 millones de pesos para ejercerlo durante el presente año en diversos programas dirigidos a la prevención y control de sobrepeso, obesidad y diabetes. Es posible que estos recursos resulten insuficientes. Las políticas públicas han evolucionado favorablemente para promocionar el deporte y el consumo de alimentos saludables.

Con la aprobación de la reforma para un nuevo etiquetado en alimentos y bebidas industrializadas a finales de 2019, la sociedad puede realizar sus compras con advertencias claras y precisas sobre los productos que pueden ser dañinos, al especificar el exceso de calorías, azúcares, grasas saturadas, edulcorantes o cafeína. Esta medida proporciona elementos a los padres de familias para elegir qué productos resultarían saludables.

La Jefa de Gobierno en la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum mencionó que como parte del Programa de Detección, Protección y Resguardo para frenar al Covid-19, el gobierno considera un protocolo de atención temprana y se contempla la canalización temprana de las personas vulnerables para que accedan a la atención hospitalaria y evitar complicaciones.

La emergencia sanitaria incrementó el entretenimiento sedentario y el consumo de bebidas y alimentos altos en calorías. Aunado a que en muchos hogares se elevó la permisividad con los antojos de los hijos y en muchas ocasiones fueron sustituidas las frutas y verduras por la comida rápida.

Entre los casos de fallecidos por coronavirus, el 43% tenía hipertensión, el 38% diabetes, y el 25% obesidad. Los padres debemos transmitir hábitos y prácticas saludables de alimentación.

República

Localizan a Dylan, sano y salvo, ya está con su mamá

Tras casi dos meses y medio de búsqueda, desaparecido desde el 30 de junio pasado

Policiaca

Por exceso de velocidad mujer ocasionó fuerte choque en la Narvarte

El accidente fue resultado de una falta de precaución por parte de una de las implicadas, ya que manejaba a exceso de velocidad, cuando se le cruzó otro vehículo