/ miércoles 6 de enero de 2021

¿No son lo mismo?

“No somos iguales” responde siempre el Presidente López Obrador, cuando comparan a Morena con el PRI, el PAN o PRD. Sin embargo, la actual dirigencia de su partido lo deja mal parado, porque con lo que hemos visto estas semanas en la elección de candidatos, parece que sí son lo mismo.

Recientemente el Senador Ricardo Monreal consignó en su cuenta de twitter, que no interfiere en el proceso interno de Morena para elegir sus candidatos, a lo que la Secretaria General de su partido, Citlalli Hernández reviró en la misma red social: “es bueno saberlo”, mientras que Mario Delgado, hizo mutis, y como comúnmente se sabe, el que calla otorga.

Dos lecciones de la izquierda gobernante no ha aprendido la 4T en el poder: en Ecuador con Rafael Correa, su gobierno y su partido se enemistaron con los medios de comunicación (prensa, radio y tv) y no supo comunicar sus logros. Nada más hay que ver cómo le fue a López Gatell con las fotos de su merecido descanso, para verse en ese espejo.

Bolivia con Evo Morales, no tuvo relevo de cuadros gobernantes, que por fuerza de un golpe de estado aprendió que fue un grave error; hoy el Presidente del Senado boliviano es un joven dirigente de 30 y tantos años, Adrónico Rodríguez, que corrigió esa falla que le costó inclusive el exilio al ExPresidente.

Morena no aprende que sus relevos generacionales harían la diferencia, no así el reciclaje político que están haciendo aliándose con el Partido Verde o con políticos disfrazados de color guinda, entregándoles candidaturas en estados donde impera el narco, y se ha documentado corrupción en complicidad con la clase política.

O donde presentan impresentables, que habiendo sido gobierno, perdieron después de haber ejercido un cargo popular, como le pasó a Félix Salgado, cuando siendo Presidente Municipal de Acapulco, le regresó el poder al PRI, iniciando también en su gobierno la ola de violencia que no para en el bello puerto.

El dedazo, la designación cupular, y la negociación en lo obscurito no cambia con Morena. Lo de sus encuestas sólo ellos se lo creen.

Twitter: @floresaquino

“No somos iguales” responde siempre el Presidente López Obrador, cuando comparan a Morena con el PRI, el PAN o PRD. Sin embargo, la actual dirigencia de su partido lo deja mal parado, porque con lo que hemos visto estas semanas en la elección de candidatos, parece que sí son lo mismo.

Recientemente el Senador Ricardo Monreal consignó en su cuenta de twitter, que no interfiere en el proceso interno de Morena para elegir sus candidatos, a lo que la Secretaria General de su partido, Citlalli Hernández reviró en la misma red social: “es bueno saberlo”, mientras que Mario Delgado, hizo mutis, y como comúnmente se sabe, el que calla otorga.

Dos lecciones de la izquierda gobernante no ha aprendido la 4T en el poder: en Ecuador con Rafael Correa, su gobierno y su partido se enemistaron con los medios de comunicación (prensa, radio y tv) y no supo comunicar sus logros. Nada más hay que ver cómo le fue a López Gatell con las fotos de su merecido descanso, para verse en ese espejo.

Bolivia con Evo Morales, no tuvo relevo de cuadros gobernantes, que por fuerza de un golpe de estado aprendió que fue un grave error; hoy el Presidente del Senado boliviano es un joven dirigente de 30 y tantos años, Adrónico Rodríguez, que corrigió esa falla que le costó inclusive el exilio al ExPresidente.

Morena no aprende que sus relevos generacionales harían la diferencia, no así el reciclaje político que están haciendo aliándose con el Partido Verde o con políticos disfrazados de color guinda, entregándoles candidaturas en estados donde impera el narco, y se ha documentado corrupción en complicidad con la clase política.

O donde presentan impresentables, que habiendo sido gobierno, perdieron después de haber ejercido un cargo popular, como le pasó a Félix Salgado, cuando siendo Presidente Municipal de Acapulco, le regresó el poder al PRI, iniciando también en su gobierno la ola de violencia que no para en el bello puerto.

El dedazo, la designación cupular, y la negociación en lo obscurito no cambia con Morena. Lo de sus encuestas sólo ellos se lo creen.

Twitter: @floresaquino

ÚLTIMASCOLUMNAS