/ jueves 9 de septiembre de 2021

México estancado

Autor: Carlos López Jones

Director de Consultoría en Tendencias.com.mx

Comentarios al Twitter: @Carloslopezjone


Todo indica que el rebote económico ha concluido. Los datos de consumo privado que publica el INEGI muestran un estancamiento entre junio y julio, mientras que la construcción no repunta a pesar de la reapertura por completo de la actividad económica y se mantiene en la peor crisis de este siglo, sin nuevos proyectos de gran calado y falta de confianza de los inversionistas privados


En Estados Unidos, la historia es muy diferente. Su economía crece con fuerza, los precios de la vivienda han subido 15% en el último año, mientras que en CDMX han bajado en la misma proporción. La Ciudad está llena de letreros de venta y renta de propiedades, pero no hay quien quiera rentar en este momento


Mientras que el gobierno de Estados Unidos apoyó a sus empresas y ciudadanos el Gobierno de México no lo hizo y las familias y PYMES tuvieron que recurrir a sus ahorros. En Estados Unidos sus empresas y familias dedicaron los ingresos adicionales que recibieron de su gobierno, para comprar coches o dar el enganche para casas, aprovechando las bajas tasas de interés, lo que en México no se pudo lograr


En el momento actual, la elevada inflación se convierte en un lastre para las familias mexicanas cuyas compras en el supermercado siguen subiendo de precio cada semana, sin que hasta el momento exista una solución. La 4T canceló las subastas de gas shale que México tiene en abundancia y hoy la escasez mundial de gas natural, impacta los procesos productivos y en consecuencia los precios de todos los bienes que ocupan hornos como alimentos procesados, pan y tortilla, bebidas, cemento, acero, pisos, entre muchos otros


Por si fuera poco, los elevados precios del gas natural impactan de forma muy negativa las finanzas de la CFE, que usa gas natural en todas sus plantas de ciclo combinado, por lo que tiene pérdidas en lugar de utilidades. Subir los precios de la electricidad que usa el comercio y la industria, solamente elevará más la inflación, lo que reducirá el consumo de las familias, al elevarse los precios finales de los bienes y servicios que compran


Ante la crisis, la 4T no tiene soluciones diferentes a seguir dando becas, ya que ha perdido la confianza de los inversionistas y sus funcionarios han demostrado no tener capacidad para implementar programas diferentes a los actuales. Solo queda seguir administrando una crisis que ya lleva 3 años





Autor: Carlos López Jones

Director de Consultoría en Tendencias.com.mx

Comentarios al Twitter: @Carloslopezjone


Todo indica que el rebote económico ha concluido. Los datos de consumo privado que publica el INEGI muestran un estancamiento entre junio y julio, mientras que la construcción no repunta a pesar de la reapertura por completo de la actividad económica y se mantiene en la peor crisis de este siglo, sin nuevos proyectos de gran calado y falta de confianza de los inversionistas privados


En Estados Unidos, la historia es muy diferente. Su economía crece con fuerza, los precios de la vivienda han subido 15% en el último año, mientras que en CDMX han bajado en la misma proporción. La Ciudad está llena de letreros de venta y renta de propiedades, pero no hay quien quiera rentar en este momento


Mientras que el gobierno de Estados Unidos apoyó a sus empresas y ciudadanos el Gobierno de México no lo hizo y las familias y PYMES tuvieron que recurrir a sus ahorros. En Estados Unidos sus empresas y familias dedicaron los ingresos adicionales que recibieron de su gobierno, para comprar coches o dar el enganche para casas, aprovechando las bajas tasas de interés, lo que en México no se pudo lograr


En el momento actual, la elevada inflación se convierte en un lastre para las familias mexicanas cuyas compras en el supermercado siguen subiendo de precio cada semana, sin que hasta el momento exista una solución. La 4T canceló las subastas de gas shale que México tiene en abundancia y hoy la escasez mundial de gas natural, impacta los procesos productivos y en consecuencia los precios de todos los bienes que ocupan hornos como alimentos procesados, pan y tortilla, bebidas, cemento, acero, pisos, entre muchos otros


Por si fuera poco, los elevados precios del gas natural impactan de forma muy negativa las finanzas de la CFE, que usa gas natural en todas sus plantas de ciclo combinado, por lo que tiene pérdidas en lugar de utilidades. Subir los precios de la electricidad que usa el comercio y la industria, solamente elevará más la inflación, lo que reducirá el consumo de las familias, al elevarse los precios finales de los bienes y servicios que compran


Ante la crisis, la 4T no tiene soluciones diferentes a seguir dando becas, ya que ha perdido la confianza de los inversionistas y sus funcionarios han demostrado no tener capacidad para implementar programas diferentes a los actuales. Solo queda seguir administrando una crisis que ya lleva 3 años