Antonio De Marcelo Esquivel

  / lunes 16 de diciembre de 2019

Mexicanos piden asilo en los EU

Por años, muchos, miles de mexicanos han viajado hacia el norte del país con la idea de encontrar un trabajo bien remunerado para darle una vida mejor a sus familiares, les llamaban mojados, porque atraviesan el rio Bravo a nado, luego surgieron los llamados polleros, hombres que conocen los caminos para entrar a la Unión Americana, que por dinero llevan a quien sea, lo que pocos saben es que no es necesario tales aventuras, con llegar a la puerta y pedir asilo pueden entrar de manera legal.

Si no, pregúntele a todos esos ciudadanos que por razones de seguridad, persecución o salud han logrado que el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica los reciba.

Al menos así lo constata importante grupo de mexicanos que se trasladó a la frontera con los Estados Unidos a fin de solicitar su entrada legal al país del norte.

Por ahora se sabe que hay hasta un pequeño campamento que levantaron a la orilla del río Bravo, en Matamoros y Nuevo Laredo, desde donde han hecho ya solicitud para ingresar, de la misma manera que lo han hecho chinos, filipinos, africanos y demás hermanos latinoamericanos.

La presencia de estos ciudadanos mexicanos ha ocasionado que el estado de Tamaulipas busque coordinarse con los estados de origen de estas personas, para prestarles ayuda con servicios de aseo personal, baños, comida caliente y frazadas en tanto son atendidos por la Custom Border Protection CBP.

El hecho de que algunos ya lograron su admisión mantiene la esperanza en quienes aguantan las gélidas noches de invierno en espera de una respuesta a su petición.

En algunos estados, como Guerrero, el apoyo a los ciudadanos que decidieron salir del país se expresa en programas como 3x1 para llevar servicios de la comunidades de donde salieron; “Soy México” con la emisión de actas de nacimiento de doble nacionalidad o “Uniendo Corazones”, en que se ha logrado reunir a familias que por años han estado separados, en este último llevan adultos mayores a ver a sus familiares en Estados Unidos, porque hay casos en los que por décadas no se han visto y hasta familia nueva tienen, lo que en esta época es muy significativo para estos guerrerenses.

Sígueme en twitter @Antoniodemarcel

En el correo antonio.marcelo@oem.com.mx

Por años, muchos, miles de mexicanos han viajado hacia el norte del país con la idea de encontrar un trabajo bien remunerado para darle una vida mejor a sus familiares, les llamaban mojados, porque atraviesan el rio Bravo a nado, luego surgieron los llamados polleros, hombres que conocen los caminos para entrar a la Unión Americana, que por dinero llevan a quien sea, lo que pocos saben es que no es necesario tales aventuras, con llegar a la puerta y pedir asilo pueden entrar de manera legal.

Si no, pregúntele a todos esos ciudadanos que por razones de seguridad, persecución o salud han logrado que el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica los reciba.

Al menos así lo constata importante grupo de mexicanos que se trasladó a la frontera con los Estados Unidos a fin de solicitar su entrada legal al país del norte.

Por ahora se sabe que hay hasta un pequeño campamento que levantaron a la orilla del río Bravo, en Matamoros y Nuevo Laredo, desde donde han hecho ya solicitud para ingresar, de la misma manera que lo han hecho chinos, filipinos, africanos y demás hermanos latinoamericanos.

La presencia de estos ciudadanos mexicanos ha ocasionado que el estado de Tamaulipas busque coordinarse con los estados de origen de estas personas, para prestarles ayuda con servicios de aseo personal, baños, comida caliente y frazadas en tanto son atendidos por la Custom Border Protection CBP.

El hecho de que algunos ya lograron su admisión mantiene la esperanza en quienes aguantan las gélidas noches de invierno en espera de una respuesta a su petición.

En algunos estados, como Guerrero, el apoyo a los ciudadanos que decidieron salir del país se expresa en programas como 3x1 para llevar servicios de la comunidades de donde salieron; “Soy México” con la emisión de actas de nacimiento de doble nacionalidad o “Uniendo Corazones”, en que se ha logrado reunir a familias que por años han estado separados, en este último llevan adultos mayores a ver a sus familiares en Estados Unidos, porque hay casos en los que por décadas no se han visto y hasta familia nueva tienen, lo que en esta época es muy significativo para estos guerrerenses.

Sígueme en twitter @Antoniodemarcel

En el correo antonio.marcelo@oem.com.mx

miércoles 08 de enero de 2020

Llegan seis refuerzos a Pumas

jueves 02 de enero de 2020

La triste realidad en el 2020

martes 24 de diciembre de 2019

El reto, dejar de usar plásticos

lunes 23 de diciembre de 2019

El país de las desaparecidas

miércoles 18 de diciembre de 2019

Todo mundo tiene otras cifras

Cargar Más