/ domingo 22 de septiembre de 2019

Los crímenes no tienen fin

El que tiene otros datos y su ahijada, la del gobierno capitalino, dicen todos los días y se llenan la boca al decir que los crímenes, específicamente los homicidios, van a la baja como nunca antes, pero la realidad es otra, pues este mes los mexicanos que fueron asesinados se cuentan por miles en el país.

En definitiva ellos tienen otros datos, porque lo que es el pueblo de a pie, los vecinos de a quienes asesinan, piensan otra cosa, ellos tienen un panorama mucho menos alentador, pues a los familiares de las víctimas nada les sirve que les venga el presidente o la jefa de gobierno a decir que los índices van a la baja, cuando no es así.

Cifras ¡del mismo gobierno! Señalan que los homicidios crecieron 3.3 por ciento, no respecto a otros meses del mismo gobierno, que dicho sea de paso ya no es tan nuevo y ya se le está acabando la posibilidad de culpar al anterior, sino con el gobierno del presidente anterior, al que le llamaban asesino y que superó las cifras del que “empezó la guerra”.

De acuerdo con los números de los que tienen otros datos, agosto fue el mes más violento en el país; se registraron 3,053 homicidios en todo el país, algo así como 100 personas diarias, una cifra bastante alta comparado con otros meses, no, no del gobierno anterior, de este mismo.

Decía mi abuela que las matemáticas no eran pendejas, y tenía mucha razón, pues cualquiera que vea los números podrá darse cuenta que en definitiva la cifra de muertes va en aumento, en alarmante aumento y esto sin que aparentemente tenga manera de detenerse. Es mas ni siquiera una estrategia.

Es alarmante y escandaloso que no solo quieran ocultar las cosas en sus discursos, sino que todavía haya quien diga que apenas van unos meses de gobierno y que no se les puede exigir, con todo el respeto que merece la investidura presidencial, no nos está haciendo un favor, para eso se alquiló y para eso se le está pagando.

Se supone que desde hace 18 años estaba preparado para gobernar, pero una vez arriba se ha dedicado a perdonar a los malos y perseguir a los no tan malos, pues que el crimen organizado sea tachado de faltos de amor y los evasores de impuestos como delincuencia organizada pinta mal, no es que los segundos no sean criminales, pero los primeros son los responsables de los miles de asesinatos, los segundos solo de desfalco. Pero ellos tienen otros datos.

El que tiene otros datos y su ahijada, la del gobierno capitalino, dicen todos los días y se llenan la boca al decir que los crímenes, específicamente los homicidios, van a la baja como nunca antes, pero la realidad es otra, pues este mes los mexicanos que fueron asesinados se cuentan por miles en el país.

En definitiva ellos tienen otros datos, porque lo que es el pueblo de a pie, los vecinos de a quienes asesinan, piensan otra cosa, ellos tienen un panorama mucho menos alentador, pues a los familiares de las víctimas nada les sirve que les venga el presidente o la jefa de gobierno a decir que los índices van a la baja, cuando no es así.

Cifras ¡del mismo gobierno! Señalan que los homicidios crecieron 3.3 por ciento, no respecto a otros meses del mismo gobierno, que dicho sea de paso ya no es tan nuevo y ya se le está acabando la posibilidad de culpar al anterior, sino con el gobierno del presidente anterior, al que le llamaban asesino y que superó las cifras del que “empezó la guerra”.

De acuerdo con los números de los que tienen otros datos, agosto fue el mes más violento en el país; se registraron 3,053 homicidios en todo el país, algo así como 100 personas diarias, una cifra bastante alta comparado con otros meses, no, no del gobierno anterior, de este mismo.

Decía mi abuela que las matemáticas no eran pendejas, y tenía mucha razón, pues cualquiera que vea los números podrá darse cuenta que en definitiva la cifra de muertes va en aumento, en alarmante aumento y esto sin que aparentemente tenga manera de detenerse. Es mas ni siquiera una estrategia.

Es alarmante y escandaloso que no solo quieran ocultar las cosas en sus discursos, sino que todavía haya quien diga que apenas van unos meses de gobierno y que no se les puede exigir, con todo el respeto que merece la investidura presidencial, no nos está haciendo un favor, para eso se alquiló y para eso se le está pagando.

Se supone que desde hace 18 años estaba preparado para gobernar, pero una vez arriba se ha dedicado a perdonar a los malos y perseguir a los no tan malos, pues que el crimen organizado sea tachado de faltos de amor y los evasores de impuestos como delincuencia organizada pinta mal, no es que los segundos no sean criminales, pero los primeros son los responsables de los miles de asesinatos, los segundos solo de desfalco. Pero ellos tienen otros datos.

domingo 20 de octubre de 2019

Entre lo moralmente correcto y lo ilegal

domingo 13 de octubre de 2019

Hay prioridades para el gobierno

domingo 06 de octubre de 2019

De nada sirvió el cinturón de paz

domingo 29 de septiembre de 2019

El mensaje es bastante claro

domingo 22 de septiembre de 2019

Los crímenes no tienen fin

domingo 15 de septiembre de 2019

Un elefante no pasa inadvertido

domingo 08 de septiembre de 2019

Incontrolable la violencia en Tlalpan

domingo 01 de septiembre de 2019

Y qué nos van a informar

domingo 25 de agosto de 2019

En las propias narices

domingo 18 de agosto de 2019

Atados de Manos

Cargar Más