/ jueves 13 de agosto de 2020

Lalo y la pandilla 

Un escándalo sacudió a la clase política priísta del estado de Hidalgo a principios del año 2005. Una investigación periodística publicada en febrero documentó que Miguel Angel Osorio Chong, entonces gobernador electo, se ostentaba como licenciado en derecho sin estar titulado. Así había firmado documentos oficiales como secretario general de Gobierno, lo cual era violatorio de la ley.

En Hidalgo estaba claro que violar la ley de forma impune era el sello con el que se manejaba la camarilla que en aquel año llegó a la gubernatura. En ese grupo estaban Eugenio Imaz Gizpert, entonces operador de prensa; Frida Martínez Zamora, quien en aquel tiempo era representante del PRI en el Instituto Electoral local y ocuparía la dirección de Recursos Materiales y Adquisiciones de la Oficialia Mayor del gobierno; y Jorge Francisco Márquez Montes, quien sería coordinador de asesores.

Pocos sabían que al lado de Frida Martínez Zamora, encargada de manejar los recursos públicos vía adquisiciones, estaba la sombra del gobernador, su hermano Luis Eduardo Osorio Chong.

“Lalo”, como le conocían, fue pareja sentimental de Martínez Zamora, y en Hidalgo era un secreto a voces que era el verdadero operador de los desfalcos que se dieron en el gobierno.

Su protagonismo era vía tráfico de influencias e intimidación contra empresarios que llegaron a tener diferencias, como sucedió con el caso del empresario lechero Pedro Zaragoza Fuentes, quien lo acusó públicamente de amenazas.

El poder que acumuló generó todo tipo de suspicacias y fue motivo de un seguimiento de las agencias estadounidenses antidrogas. El nombre de Luis Eduardo Osorio Chong salía a relucir cada vez que agentes de inteligencia militar adscritos a la 18 zona en Pachuca, ubicaban la presencia en Hidalgo de Heriberto Lazcano Lazcano, el “fallecido” jefe de la banda paramilitar de los Zetas, quien pernoctaba con regularidad en la entidad. En aquellos años en que concluía el sexenio de Vicente Fox y comenzaba el gobierno de Felipe Calderón, el hermano del gobernador gozaba de un poder absoluto.

La figura de “Lalo” tomó nuevo aire cuando su hermano fue desigando en 2012 secretario de Gobernación. Frida sería la operadora de los dineros como jefa de administración y finanzas en el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (CISEN), donde fue nombrado director general Eugenio Imaz Gizpert. Mientras que en la Oficialía Mayor de la secretaría quedaba Francisco Márquez Montes.

Dos años después Frida sería nombrada secretaría general de la Policía Federal, encargada de operar recursos financieros, ahí armó todo un sistema para el desvío de de recursos públicos vía contratos de obras, servicios no comprobables y adquisición a sobreprecios de insumos.

Hoy día Frida tiene orden de aprehensión de la FGR por delincuencia organizada acusada de “lavado” de dinero por dos mil 500 millones de pesos. Las autoridades judiciales tienen líneas de investigación que conducen al ex jefe del espionaje civil, Eugenio Imaz Gizpert y al ex Oficial Mayor de Segob, Márquez Montes.

El cerco sobre el senador Osorio Chong está tendido, pero quien parece no imutarse es “Lalo”.

@velediaz424


Un escándalo sacudió a la clase política priísta del estado de Hidalgo a principios del año 2005. Una investigación periodística publicada en febrero documentó que Miguel Angel Osorio Chong, entonces gobernador electo, se ostentaba como licenciado en derecho sin estar titulado. Así había firmado documentos oficiales como secretario general de Gobierno, lo cual era violatorio de la ley.

En Hidalgo estaba claro que violar la ley de forma impune era el sello con el que se manejaba la camarilla que en aquel año llegó a la gubernatura. En ese grupo estaban Eugenio Imaz Gizpert, entonces operador de prensa; Frida Martínez Zamora, quien en aquel tiempo era representante del PRI en el Instituto Electoral local y ocuparía la dirección de Recursos Materiales y Adquisiciones de la Oficialia Mayor del gobierno; y Jorge Francisco Márquez Montes, quien sería coordinador de asesores.

Pocos sabían que al lado de Frida Martínez Zamora, encargada de manejar los recursos públicos vía adquisiciones, estaba la sombra del gobernador, su hermano Luis Eduardo Osorio Chong.

“Lalo”, como le conocían, fue pareja sentimental de Martínez Zamora, y en Hidalgo era un secreto a voces que era el verdadero operador de los desfalcos que se dieron en el gobierno.

Su protagonismo era vía tráfico de influencias e intimidación contra empresarios que llegaron a tener diferencias, como sucedió con el caso del empresario lechero Pedro Zaragoza Fuentes, quien lo acusó públicamente de amenazas.

El poder que acumuló generó todo tipo de suspicacias y fue motivo de un seguimiento de las agencias estadounidenses antidrogas. El nombre de Luis Eduardo Osorio Chong salía a relucir cada vez que agentes de inteligencia militar adscritos a la 18 zona en Pachuca, ubicaban la presencia en Hidalgo de Heriberto Lazcano Lazcano, el “fallecido” jefe de la banda paramilitar de los Zetas, quien pernoctaba con regularidad en la entidad. En aquellos años en que concluía el sexenio de Vicente Fox y comenzaba el gobierno de Felipe Calderón, el hermano del gobernador gozaba de un poder absoluto.

La figura de “Lalo” tomó nuevo aire cuando su hermano fue desigando en 2012 secretario de Gobernación. Frida sería la operadora de los dineros como jefa de administración y finanzas en el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (CISEN), donde fue nombrado director general Eugenio Imaz Gizpert. Mientras que en la Oficialía Mayor de la secretaría quedaba Francisco Márquez Montes.

Dos años después Frida sería nombrada secretaría general de la Policía Federal, encargada de operar recursos financieros, ahí armó todo un sistema para el desvío de de recursos públicos vía contratos de obras, servicios no comprobables y adquisición a sobreprecios de insumos.

Hoy día Frida tiene orden de aprehensión de la FGR por delincuencia organizada acusada de “lavado” de dinero por dos mil 500 millones de pesos. Las autoridades judiciales tienen líneas de investigación que conducen al ex jefe del espionaje civil, Eugenio Imaz Gizpert y al ex Oficial Mayor de Segob, Márquez Montes.

El cerco sobre el senador Osorio Chong está tendido, pero quien parece no imutarse es “Lalo”.

@velediaz424


ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 22 de octubre de 2020

La “traición” de la DEA

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 15 de octubre de 2020

Ni soldados ni policías

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 08 de octubre de 2020

Las urgencias de la DEA

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 01 de octubre de 2020

Los intocables de Ayotzinapa

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 24 de septiembre de 2020

Ayotzinapa seis años

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 17 de septiembre de 2020

Narcopolíticos y el agua

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 10 de septiembre de 2020

Ex olímpico al ISSSTE

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 03 de septiembre de 2020

El mercado manda

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 27 de agosto de 2020

Corrupción verde olivo

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

Cargar Más