/ sábado 4 de diciembre de 2021

La terquedad del Teletón

Disco Duro por Alejandro Jiménez


Hace 24 años fue novedad ver y escuchar a los principales conductores de noticias de todo el país y de prácticamente todas las estaciones de radio y televisión importantes, hacer enlaces cruzados y platicar entre sí al aire, dejando de lado competencias, filias y fobias, para unirse al llamado a apoyar a la naciente Fundación Teletón y lanzar una gran cruzada nacional de donaciones a favor de un proyecto que beneficiaría a niños con discapacidad.

Guillermo Ochoa, López Dóriga, Ciro Gómez Leyva, Carmen Aristegui, Óscar Mario Beteta y muchos participaron de este experimento de solidaridad social. Los magnates de los medios impresos y los gobernadores de los estados hacían acto de presencia en la transmisión de viernes en la noche, en Televisa San Ángel para presumir sus aportaciones y comenzaba una transmisión de más de 24 horas continuas llamando a donar.

Con el paso del tiempo ese apoyo mayoritario de los medios ha venido muy a menos, los periodistas anclas de entonces ya no trabajan en esas empresas y todos están peleados entre sí. El evento anual de cada diciembre, con artistas, músicos y cómicos, se ha llevado a cabo sin interrupciones desde 1997, aunque con alcances más modestos.

Pese a ello, al día de hoy el Sistema de Centros de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón (SCRIT) se institucionalizó y es el sistema privado de rehabilitación infantil más grande del mundo.

Los 24 centros que actualmente operan en toda la República mexicana benefician a más de 26 mil personas al año, atendiendo niños con parálisis cerebral, lesiones cerebrales, lesiones medulares, enfermedades neuromusculares, amputaciones, enfermedades osteoarticulares y estimulación temprana. A lo que se acaban de sumar unidades para atención de autismo y cáncer.

En sus inicios la fundación trabajó muy de la mano con gobiernos estatales, pero el esquema pronto mostró sus insuficiencias al quedar a expensas de los tiempos políticos, lo que provocó en muchos casos quedarse con inversiones a la deriva y centros de rehabilitación sin fondos para operar.

Aun así, el sistema logró salir adelante y ha atendido a 601 mil 992 niños en este tiempo y creado una universidad propia para crear cuadros de terapeutas propios. El SCRIT se fue consolidando en la confianza del sector salud nacional, al grado de complementar a un debilitado sistema público de salud gubernamental, incapaz de ofrecer terapias especializadas.

Después fue atrapada por la polarización política y víctima de una campaña de desprestigio de parte de grupos opositores identificados con Andrés Manuel López Obrador, quienes acusaban, sin pruebas, que el esquema de donaciones era un gran fraude fiscal en favor de Televisa.

La campaña le pegó fuerte a la Fundación, por lo que transparentó sus procesos, abrió sus números y las puertas de sus centros de rehabilitación al público. En su página web, tiene un apartado de Cuentas Claras donde se pueden consultar los estados financieros de sus centros de rehabilitación y de toda la fundación, que siempre ha presidido Fernando Landeros.

AMLO, ya presidente, ha reconocido el trabajo del sistema Teletón, y hasta se sirvió de él durante la pandemia de Covid-19, cuando varios centros de rehabilitación fueron reconvertidos para apoyar a enfermos en recuperación del virus. El presidente ya no habla de fraudes y hasta pide a sus seguidores, año con año, donar a la causa.

Y todos esos obstáculos fueron vencidos a base de perseverancia, de terquedad, como dice su slogan de este año. Hoy se lleva a cabo de nueva cuenta este maratón de donaciones, que se ha fortalecido con el tiempo.

Disco Duro por Alejandro Jiménez


Hace 24 años fue novedad ver y escuchar a los principales conductores de noticias de todo el país y de prácticamente todas las estaciones de radio y televisión importantes, hacer enlaces cruzados y platicar entre sí al aire, dejando de lado competencias, filias y fobias, para unirse al llamado a apoyar a la naciente Fundación Teletón y lanzar una gran cruzada nacional de donaciones a favor de un proyecto que beneficiaría a niños con discapacidad.

Guillermo Ochoa, López Dóriga, Ciro Gómez Leyva, Carmen Aristegui, Óscar Mario Beteta y muchos participaron de este experimento de solidaridad social. Los magnates de los medios impresos y los gobernadores de los estados hacían acto de presencia en la transmisión de viernes en la noche, en Televisa San Ángel para presumir sus aportaciones y comenzaba una transmisión de más de 24 horas continuas llamando a donar.

Con el paso del tiempo ese apoyo mayoritario de los medios ha venido muy a menos, los periodistas anclas de entonces ya no trabajan en esas empresas y todos están peleados entre sí. El evento anual de cada diciembre, con artistas, músicos y cómicos, se ha llevado a cabo sin interrupciones desde 1997, aunque con alcances más modestos.

Pese a ello, al día de hoy el Sistema de Centros de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón (SCRIT) se institucionalizó y es el sistema privado de rehabilitación infantil más grande del mundo.

Los 24 centros que actualmente operan en toda la República mexicana benefician a más de 26 mil personas al año, atendiendo niños con parálisis cerebral, lesiones cerebrales, lesiones medulares, enfermedades neuromusculares, amputaciones, enfermedades osteoarticulares y estimulación temprana. A lo que se acaban de sumar unidades para atención de autismo y cáncer.

En sus inicios la fundación trabajó muy de la mano con gobiernos estatales, pero el esquema pronto mostró sus insuficiencias al quedar a expensas de los tiempos políticos, lo que provocó en muchos casos quedarse con inversiones a la deriva y centros de rehabilitación sin fondos para operar.

Aun así, el sistema logró salir adelante y ha atendido a 601 mil 992 niños en este tiempo y creado una universidad propia para crear cuadros de terapeutas propios. El SCRIT se fue consolidando en la confianza del sector salud nacional, al grado de complementar a un debilitado sistema público de salud gubernamental, incapaz de ofrecer terapias especializadas.

Después fue atrapada por la polarización política y víctima de una campaña de desprestigio de parte de grupos opositores identificados con Andrés Manuel López Obrador, quienes acusaban, sin pruebas, que el esquema de donaciones era un gran fraude fiscal en favor de Televisa.

La campaña le pegó fuerte a la Fundación, por lo que transparentó sus procesos, abrió sus números y las puertas de sus centros de rehabilitación al público. En su página web, tiene un apartado de Cuentas Claras donde se pueden consultar los estados financieros de sus centros de rehabilitación y de toda la fundación, que siempre ha presidido Fernando Landeros.

AMLO, ya presidente, ha reconocido el trabajo del sistema Teletón, y hasta se sirvió de él durante la pandemia de Covid-19, cuando varios centros de rehabilitación fueron reconvertidos para apoyar a enfermos en recuperación del virus. El presidente ya no habla de fraudes y hasta pide a sus seguidores, año con año, donar a la causa.

Y todos esos obstáculos fueron vencidos a base de perseverancia, de terquedad, como dice su slogan de este año. Hoy se lleva a cabo de nueva cuenta este maratón de donaciones, que se ha fortalecido con el tiempo.

ÚLTIMASCOLUMNAS