/ sábado 15 de agosto de 2020

La guerra por la vacuna

Frente a la más devastadora pandemia mundial que se tenga memoria en los últimos 100 años y que afecta ya a más de 20.4 millones de personas en el planeta, la única esperanza es el desarrollo de una vacuna eficaz, segura y accesible para la mayoría de la población.

Rusia se adelantó a todos y anunció el éxito en el desarrollo de la vacuna contra el Covid-19 denominada “Sputnik V”, evocando recuerdos del impactante lanzamiento del satélite soviético en 1957 que abrió el espacio a la exploración humana.

Y aunque Rusia cuenta con una sólida historia científica en el desarrollo de vacunas, el escepticismo internacional no se hizo esperar y se cuestionó la rapidez de la creación de la vacuna, incluso, la Organización Mundial de la Salud mostró cierta prudencia, dijo “querer entender la vacuna rusa Spuntnik V” y recordó que el desarrollo de vacunas pasan por “procedimientos rigurosos”.

Mientras las grandes potencias mundiales corren contra el tiempo para encontrar la respuesta inmunológica del Covid, México ya hace la tarea y anunció un acuerdo con AstraZeneca, la Universidad de Oxford, la Fundación Carlos Slim y el gobierno de Argentina, para la producción y la vacuna COVID-19 a América Latina.

La Fundación Carlos Slim participa con la disponibilidad de los recursos, en complemento con los gobiernos de los países para iniciar el proceso de producción sin fines de lucro. Argentina se encargará de la producción y México, a través del Laboratorio Liomont, del envasado, terminado y distribución de la potencial vacuna Covid-19 AZD1222.

Este acuerdo proveerá inicialmente 150 y 250 millones de dosis en la región, excluyendo Brasil, que será cubierto por el acuerdo de AstraZeneca con el Gobierno Brasileño anunciado en junio pasado. Se espera iniciar los envíos en el primer semestre de 2021, en caso de que los ensayos clínicos resulten exitosos.

Esta vacuna, de acuerdo a los informes, se encuentra en fase 3, para lo cual se cumplen estrictamente todos los protocolos de seguridad ni se sacrifica ningún espacio de seguridad.

La guerra por obtener la tan anhelada vacuna está en todo su apogeo, incluso, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS alertó sobre el surgimiento de un “nacionalismo de vacunas” en la pandemia, cuyo riesgo, sería el incremento en el precio de los inmunológicos considerablemente.

"El exceso de demanda está creando ya un nacionalismo de vacunas y hay riesgo de que suban los precios de ellas", subrayó Tedros, quien añadió que la OMS quiere evitar que haya especulación con estos productos mediante iniciativas como el Acelerador ACT, con el que se quiere generalizar el acceso a vacunas, tratamientos y diagnósticos en los países en desarrollo.

Frente a la más devastadora pandemia mundial que se tenga memoria en los últimos 100 años y que afecta ya a más de 20.4 millones de personas en el planeta, la única esperanza es el desarrollo de una vacuna eficaz, segura y accesible para la mayoría de la población.

Rusia se adelantó a todos y anunció el éxito en el desarrollo de la vacuna contra el Covid-19 denominada “Sputnik V”, evocando recuerdos del impactante lanzamiento del satélite soviético en 1957 que abrió el espacio a la exploración humana.

Y aunque Rusia cuenta con una sólida historia científica en el desarrollo de vacunas, el escepticismo internacional no se hizo esperar y se cuestionó la rapidez de la creación de la vacuna, incluso, la Organización Mundial de la Salud mostró cierta prudencia, dijo “querer entender la vacuna rusa Spuntnik V” y recordó que el desarrollo de vacunas pasan por “procedimientos rigurosos”.

Mientras las grandes potencias mundiales corren contra el tiempo para encontrar la respuesta inmunológica del Covid, México ya hace la tarea y anunció un acuerdo con AstraZeneca, la Universidad de Oxford, la Fundación Carlos Slim y el gobierno de Argentina, para la producción y la vacuna COVID-19 a América Latina.

La Fundación Carlos Slim participa con la disponibilidad de los recursos, en complemento con los gobiernos de los países para iniciar el proceso de producción sin fines de lucro. Argentina se encargará de la producción y México, a través del Laboratorio Liomont, del envasado, terminado y distribución de la potencial vacuna Covid-19 AZD1222.

Este acuerdo proveerá inicialmente 150 y 250 millones de dosis en la región, excluyendo Brasil, que será cubierto por el acuerdo de AstraZeneca con el Gobierno Brasileño anunciado en junio pasado. Se espera iniciar los envíos en el primer semestre de 2021, en caso de que los ensayos clínicos resulten exitosos.

Esta vacuna, de acuerdo a los informes, se encuentra en fase 3, para lo cual se cumplen estrictamente todos los protocolos de seguridad ni se sacrifica ningún espacio de seguridad.

La guerra por obtener la tan anhelada vacuna está en todo su apogeo, incluso, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS alertó sobre el surgimiento de un “nacionalismo de vacunas” en la pandemia, cuyo riesgo, sería el incremento en el precio de los inmunológicos considerablemente.

"El exceso de demanda está creando ya un nacionalismo de vacunas y hay riesgo de que suban los precios de ellas", subrayó Tedros, quien añadió que la OMS quiere evitar que haya especulación con estos productos mediante iniciativas como el Acelerador ACT, con el que se quiere generalizar el acceso a vacunas, tratamientos y diagnósticos en los países en desarrollo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 23 de noviembre de 2020

Hay prioridades

Genoveva Ortiz

lunes 09 de noviembre de 2020

Honesto saqueo

Genoveva Ortiz

lunes 21 de septiembre de 2020

No hay vacuna

Genoveva Ortiz

lunes 14 de septiembre de 2020

Más allá del escenario catastrófico

A TU SALUD

Genoveva Ortiz

lunes 07 de septiembre de 2020

A dos años y contando...

A TU SALUD

Genoveva Ortiz

Cargar Más