/ miércoles 5 de enero de 2022

Justicia en el Trabajo

El trato que nosotros debemos dar a los trabajadores es el mismo trato que queremos que los demás nos den a nosotros. Hay que pensar que trabajador es la persona física que presta a otra persona física o moral un servicio personal subordinado. Por tanto a los trabajadores los encontramos entre las personas de más modesta categoría hasta entre las personas de más alto nivel.

El trabajador es una persona de carne y de huesos, el trabajador no puede ser una máquina ni una organización de personas. Un robot no puede ser trabajador, como tampoco lo puede ser un sindicato de trabajadores. Trabajador es una persona individual, con conciencia propia, con libertad de decisiones, con capacidad de escoger aquello que más le conviene.

El artículo 164 de la Ley Federal del Trabajo dispone que las mujeres disfrutan de los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones que los hombres, garantía que se establece en lo general y específicamente en función de la protección de las trabajadoras y trabajadores con responsabilidades familiares, asegurando la igualdad de trato y oportunidades.

Muchas veces se da trato de cosas o animales a los trabajadores. Ellos, no obstante la ignorancia sobre sus derechos, soportan en silencio ese trato, pero lo sienten, tienen conciencia sobre el valor de su persona, pero sus necesidades no les dan oportunidad de decir o hacer algo que exprese su inconformidad. Cuántas veces no tienen forma de vivir haciendo otra cosa, porque no tienen oportunidad. O hacen lo que están haciendo o no comen.

Por eso el respeto a la jornada máxima y al salario mínimo son las primeras cosas del abecedario laboral de los trabajadores. Por eso al mismo tiempo que los sindicatos deben informar a los trabajadores sobre sus derechos y deberes, las organizaciones de patrones deben hacer conciencia en ellos sobre el respeto que deben guardar con los trabajadores en sus relaciones laborales.

Las relaciones laborales serán relaciones pacíficas el día en que los trabajadores despierten sin la preocupación de qué trato van a recibir hoy en el trabajo, lo mejor será que se les trate con respeto y dignidad, ya los trabajadores se sentirán seguros en sus puestos. Su salud física y emocional no tendrá trastornos ocasionados en sus relaciones con sus jefes y con sus compañeros.

Ojalá pronto los trabajadores tengan trato digno, porque ellos también tratarán con respeto y dignidad a los demás.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

El trato que nosotros debemos dar a los trabajadores es el mismo trato que queremos que los demás nos den a nosotros. Hay que pensar que trabajador es la persona física que presta a otra persona física o moral un servicio personal subordinado. Por tanto a los trabajadores los encontramos entre las personas de más modesta categoría hasta entre las personas de más alto nivel.

El trabajador es una persona de carne y de huesos, el trabajador no puede ser una máquina ni una organización de personas. Un robot no puede ser trabajador, como tampoco lo puede ser un sindicato de trabajadores. Trabajador es una persona individual, con conciencia propia, con libertad de decisiones, con capacidad de escoger aquello que más le conviene.

El artículo 164 de la Ley Federal del Trabajo dispone que las mujeres disfrutan de los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones que los hombres, garantía que se establece en lo general y específicamente en función de la protección de las trabajadoras y trabajadores con responsabilidades familiares, asegurando la igualdad de trato y oportunidades.

Muchas veces se da trato de cosas o animales a los trabajadores. Ellos, no obstante la ignorancia sobre sus derechos, soportan en silencio ese trato, pero lo sienten, tienen conciencia sobre el valor de su persona, pero sus necesidades no les dan oportunidad de decir o hacer algo que exprese su inconformidad. Cuántas veces no tienen forma de vivir haciendo otra cosa, porque no tienen oportunidad. O hacen lo que están haciendo o no comen.

Por eso el respeto a la jornada máxima y al salario mínimo son las primeras cosas del abecedario laboral de los trabajadores. Por eso al mismo tiempo que los sindicatos deben informar a los trabajadores sobre sus derechos y deberes, las organizaciones de patrones deben hacer conciencia en ellos sobre el respeto que deben guardar con los trabajadores en sus relaciones laborales.

Las relaciones laborales serán relaciones pacíficas el día en que los trabajadores despierten sin la preocupación de qué trato van a recibir hoy en el trabajo, lo mejor será que se les trate con respeto y dignidad, ya los trabajadores se sentirán seguros en sus puestos. Su salud física y emocional no tendrá trastornos ocasionados en sus relaciones con sus jefes y con sus compañeros.

Ojalá pronto los trabajadores tengan trato digno, porque ellos también tratarán con respeto y dignidad a los demás.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS