/ jueves 6 de agosto de 2020

Estructura intacta

El mensaje fue directo contra el fiscal de Guanajuato Carlos Zamarripa Aguirre. A principios de julio pasado Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la república, lo acusó de armar un “montaje” con la detención de la madre de José Antonio Yépez Ortíz, un individuo que creció en poder delincuencial en la zona del Bajío por la extorsión, el secuestro pero sobre todo el robo de combustible en la red que fluye de la refinería de Salamanca.

La caída de Yépez Ortiz, identificado por la policía con el alias de “el Marro”, se volvió un caso muy mediático debido al protagonismo que adquirió su grupo criminal por la violenta disputa por el control de la región con otras organizaciones que se reflejó en el desbordamiento de los asesinatos.

Gertz Manero dijo en una entrevista de radio que la liberación de la señora no sucedió como dijo Zamarripa, ni estaba en posesión de drogas ni portaba armas. Fue un engaño que en términos jurídicos quedó registrado como “irregularidad procesal”. Este hecho sirvió para que el funcionario federal anunciara que ya estaban investigando al fiscal.

Entrelíneas Zamarripa entendió que era notoria la “estructura de protección” en la dependencia que encabeza al servicio del “Marro”. Porque desde su llegada a la fiscalía del estado, y tras su ratificación por nueve años más en 2019, ha sido objeto de señalamientos documentados por analistas de inteligencia militar. Existe una cadena de complicidades en la forma como operan ministerios públicos, peritos y policías de investigación expuesta cuando se detuvo a la madres y después al progenitor del “Marro”.

El mensaje de Gertz llegó semanas antes de que el Ejército capturara a Yépez Ortíz en compañía de su “anillo” de protección que lo acompañaba a todos lados.

El martes pasado el general Luis Cresencio Sandoval González colgó la medalla a las fuerzas especiales y sobre todo a las tropas de la doceava región militar que encabeza el general de brigada Norberto Cortés Rodríguez.

Al interior del Ejército se leyó como un punto más a favor del general Cortés Rodríguez para impulsar su ascenso a general de división en noviembre próximo. Sin duda, no hará mella que en su hoja de servicios haya referencias a su paso como comandante del 65 batallón de infantería, que encabezaba cuando estalló el escándalo conocido como el “narcobatallón” en el año 2002 en Guamúchil, Sinaloa.

Con la caída de Yépez Ortiz, lo que permanece vigente es la cadena de corrupción que opera al interior de la fiscalía. Existen indicios de que los “vacíos” generados con la detención, han sido tomados por el grupo criminal hegemónico en Jalisco, que encabeza Nemesio Oseguera Cervantes.

Llama la atención que la captura de su principal enemigo en la región, se haya dado poco después de que desplegaron una intensa campaña de propaganda en Internet en abierto desafío a las autoridades.

Los mandos militares en Michoacán, Guanajuato y Querétaro, entidades que conforman la jurisdicción de la doceava región militar al mando del general Cortés Rodríguez, saben que el enemigo a vencer es Oseguera Cervantes, quien maneja más recursos financieros, tiene mayor poder de fuego y utiliza mejor otras herramientas que lo vuelven más hábil que “el Marro”.

@velediaz424

El mensaje fue directo contra el fiscal de Guanajuato Carlos Zamarripa Aguirre. A principios de julio pasado Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la república, lo acusó de armar un “montaje” con la detención de la madre de José Antonio Yépez Ortíz, un individuo que creció en poder delincuencial en la zona del Bajío por la extorsión, el secuestro pero sobre todo el robo de combustible en la red que fluye de la refinería de Salamanca.

La caída de Yépez Ortiz, identificado por la policía con el alias de “el Marro”, se volvió un caso muy mediático debido al protagonismo que adquirió su grupo criminal por la violenta disputa por el control de la región con otras organizaciones que se reflejó en el desbordamiento de los asesinatos.

Gertz Manero dijo en una entrevista de radio que la liberación de la señora no sucedió como dijo Zamarripa, ni estaba en posesión de drogas ni portaba armas. Fue un engaño que en términos jurídicos quedó registrado como “irregularidad procesal”. Este hecho sirvió para que el funcionario federal anunciara que ya estaban investigando al fiscal.

Entrelíneas Zamarripa entendió que era notoria la “estructura de protección” en la dependencia que encabeza al servicio del “Marro”. Porque desde su llegada a la fiscalía del estado, y tras su ratificación por nueve años más en 2019, ha sido objeto de señalamientos documentados por analistas de inteligencia militar. Existe una cadena de complicidades en la forma como operan ministerios públicos, peritos y policías de investigación expuesta cuando se detuvo a la madres y después al progenitor del “Marro”.

El mensaje de Gertz llegó semanas antes de que el Ejército capturara a Yépez Ortíz en compañía de su “anillo” de protección que lo acompañaba a todos lados.

El martes pasado el general Luis Cresencio Sandoval González colgó la medalla a las fuerzas especiales y sobre todo a las tropas de la doceava región militar que encabeza el general de brigada Norberto Cortés Rodríguez.

Al interior del Ejército se leyó como un punto más a favor del general Cortés Rodríguez para impulsar su ascenso a general de división en noviembre próximo. Sin duda, no hará mella que en su hoja de servicios haya referencias a su paso como comandante del 65 batallón de infantería, que encabezaba cuando estalló el escándalo conocido como el “narcobatallón” en el año 2002 en Guamúchil, Sinaloa.

Con la caída de Yépez Ortiz, lo que permanece vigente es la cadena de corrupción que opera al interior de la fiscalía. Existen indicios de que los “vacíos” generados con la detención, han sido tomados por el grupo criminal hegemónico en Jalisco, que encabeza Nemesio Oseguera Cervantes.

Llama la atención que la captura de su principal enemigo en la región, se haya dado poco después de que desplegaron una intensa campaña de propaganda en Internet en abierto desafío a las autoridades.

Los mandos militares en Michoacán, Guanajuato y Querétaro, entidades que conforman la jurisdicción de la doceava región militar al mando del general Cortés Rodríguez, saben que el enemigo a vencer es Oseguera Cervantes, quien maneja más recursos financieros, tiene mayor poder de fuego y utiliza mejor otras herramientas que lo vuelven más hábil que “el Marro”.

@velediaz424

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 22 de octubre de 2020

La “traición” de la DEA

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 15 de octubre de 2020

Ni soldados ni policías

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 08 de octubre de 2020

Las urgencias de la DEA

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 01 de octubre de 2020

Los intocables de Ayotzinapa

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 24 de septiembre de 2020

Ayotzinapa seis años

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 17 de septiembre de 2020

Narcopolíticos y el agua

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 10 de septiembre de 2020

Ex olímpico al ISSSTE

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 03 de septiembre de 2020

El mercado manda

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

jueves 27 de agosto de 2020

Corrupción verde olivo

FUERA DE AGENDA

Juan Velediaz

Cargar Más