/ jueves 5 de septiembre de 2019

En la CDMX falta agua, y lo que viene

Hace ya varios años investigadores alertaron que la falta de agua sería un problema del futuro, bueno, pues ese futuro ya nos alcanzó. Somos tantos, que el agua que llega a esta capital no es suficiente para los millones de nos movemos cada día, más los que tienen su domicilio en alguna de las 16 Alcaldías.

El rostro más claro de esta falta del vital líquido es el anuncio hecho por autoridades capitalinas, quienes indican que habrá una reducción en el suministro desde el Sistema Cutzamala.

La razón está explicada en que dicho afluente está al 75 por ciento de su capacidad, pese a lo cual continuaba con el envío de diez metros cúbicos de agua por segundo.

El recorte, dijeron, será de un metro cúbico por segundo, es decir de diez pasaremos a recibir nueve, en el Estado de México el flujo pasará de 6.5 metros cúbicos a 5.5.

Se calcula que esta reducción afecte a poco más de medio millón de ciudadanos, por lo que han pedido ahorrar agua y almacenar para enfrentar este proceso.

Parece cosa menor, como aquella vez que colocaron la famosa K invertida, pero en verdad que es serio el problema.

Y es que pocos saben que el agua no nace de un manantial inacabable, ésta viene desde Michoacán, pasa por el Estado de México, claro de pozos subterráneos, pero también de un complejo sistema de siete presas.

Esta agua es bombeada y potabilizada en su camino a la capital, donde debe subir a la altura de la ciudad, que es de 2mil 200 metros sobre el nivel del mar, aunque solo sube poco más de mil metros, lo que tiene un alto costo desde su extracción hasta la llave de la casa.

La falta de lluvia, es lo que mantiene las presas a un nivel crítico. Esto hace necesario pensar en programas que ayuden a cuidar, eficientar el uso del agua y hacer conciencia de lo que debemos hacer antes que la sed nos alcance también.

En twitter: @Antoniodemarcel

En el correo: Antonio.marcelo@oem.com.mx

Hace ya varios años investigadores alertaron que la falta de agua sería un problema del futuro, bueno, pues ese futuro ya nos alcanzó. Somos tantos, que el agua que llega a esta capital no es suficiente para los millones de nos movemos cada día, más los que tienen su domicilio en alguna de las 16 Alcaldías.

El rostro más claro de esta falta del vital líquido es el anuncio hecho por autoridades capitalinas, quienes indican que habrá una reducción en el suministro desde el Sistema Cutzamala.

La razón está explicada en que dicho afluente está al 75 por ciento de su capacidad, pese a lo cual continuaba con el envío de diez metros cúbicos de agua por segundo.

El recorte, dijeron, será de un metro cúbico por segundo, es decir de diez pasaremos a recibir nueve, en el Estado de México el flujo pasará de 6.5 metros cúbicos a 5.5.

Se calcula que esta reducción afecte a poco más de medio millón de ciudadanos, por lo que han pedido ahorrar agua y almacenar para enfrentar este proceso.

Parece cosa menor, como aquella vez que colocaron la famosa K invertida, pero en verdad que es serio el problema.

Y es que pocos saben que el agua no nace de un manantial inacabable, ésta viene desde Michoacán, pasa por el Estado de México, claro de pozos subterráneos, pero también de un complejo sistema de siete presas.

Esta agua es bombeada y potabilizada en su camino a la capital, donde debe subir a la altura de la ciudad, que es de 2mil 200 metros sobre el nivel del mar, aunque solo sube poco más de mil metros, lo que tiene un alto costo desde su extracción hasta la llave de la casa.

La falta de lluvia, es lo que mantiene las presas a un nivel crítico. Esto hace necesario pensar en programas que ayuden a cuidar, eficientar el uso del agua y hacer conciencia de lo que debemos hacer antes que la sed nos alcance también.

En twitter: @Antoniodemarcel

En el correo: Antonio.marcelo@oem.com.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS