/ viernes 25 de septiembre de 2020

El “Tribunal” de Facebook

Hace unos meses, Facebook dio a conocer a los 16 primeros miembros de lo que algunos medios han bautizado como su “Tribunal Supremo”, que en realidad es un Consejo Asesor de Contenidos que deberá llegar a 40 miembros independientes.

Esto significa que, si bien Facebook puede controlar los contenidos en su enorme espacio digital donde converge un tercio de la población mundial, las personas, grupos, instituciones o empresas que sean “limitadas” o sobre las cuales Facebook ejerza “censura”, tendrán el “derecho” de apelar esta decisión y es aquí donde entra en juego el Consejo que revisará las apelaciones que los afectados presenten ante Facebook y emitirá una decisión que será vinculante para la empresa, es decir, deberá ejecutarla.

Resulta por demás interesante que Facebook haya tomado esta iniciativa, con lo cual genera alianzas con figuras internacionales y organismos de defensa de derechos digitales de la talla de una ex primera ministra de Dinamarca, un ex director de la organización Artículo 19 y la directora de la Fundación de los Derechos Digitales, estos últimos organismos de alcance mundial por la defensa de la libertad de expresión y de los derechos relacionados con el mundo digital.

Pero lo más interesante es que, de alguna manera, se somete a un ente que podría ser considerado un “Poder Judicial”, fundado bajo sus propias “leyes” y mecanismos de “gobierno” que son los que sientan las bases sobre las cuales las personas pueden interactuar en esa red social y en su plataforma Instagram. Es decir, suma un poder más a su propio “país” digital.

Dadas las presiones que algunos gobiernos estaban poniendo sobre Facebook por cuestiones sobre violaciones a la privacidad y tolerancia. Las fake news y discursos de odio, la respuesta del gigante mundial parece ser del mismo tamaño que las presiones: es decir, Facebook deja en su propio terreno (y no en el de los gobiernos de los países donde tiene influencia) las decisiones relativas a qué puede ser censurado de sus redes.

Aún cuando el Consejo sea independiente, su creación confirma su estrategia de que lo que pasa en Facebook se resuelve ahí, sin injerencia de los gobiernos o sistemas judiciales de los países a los que llega su servicio, ni de los organismos de derechos humanos internacionales.

Además de resolver apelaciones de los usuarios de Facebook, el Consejo podrá conocer asuntos que la propia empresa ponga a su consideración para tomar decisiones sobre contenidos que se deban retirar o dejar en sus espacios, vamos en su propio país.

Las decisiones del Consejo serán vinculantes e inapelables, lo que significa que Facebook deberá implementarlas “a menos que hacerlo suponga infringir la ley”.

En la página del Consejo Facebook señala que “La Junta revisará si el contenido es coherente con las políticas y valores de Facebook e Instagram, así como el compromiso de defender la libertad de expresión dentro del marco de las normas internacionales de derechos humanos”.

Esto significa que, además, la propia empresa estaría, motu proprio, apegándose al Sistema Universal de los Derechos Humanos. ¿Será que estaremos viendo muy pronto la propia jurisprudencia que genere el “Tribunal Supremo de Facebook”.


Hace unos meses, Facebook dio a conocer a los 16 primeros miembros de lo que algunos medios han bautizado como su “Tribunal Supremo”, que en realidad es un Consejo Asesor de Contenidos que deberá llegar a 40 miembros independientes.

Esto significa que, si bien Facebook puede controlar los contenidos en su enorme espacio digital donde converge un tercio de la población mundial, las personas, grupos, instituciones o empresas que sean “limitadas” o sobre las cuales Facebook ejerza “censura”, tendrán el “derecho” de apelar esta decisión y es aquí donde entra en juego el Consejo que revisará las apelaciones que los afectados presenten ante Facebook y emitirá una decisión que será vinculante para la empresa, es decir, deberá ejecutarla.

Resulta por demás interesante que Facebook haya tomado esta iniciativa, con lo cual genera alianzas con figuras internacionales y organismos de defensa de derechos digitales de la talla de una ex primera ministra de Dinamarca, un ex director de la organización Artículo 19 y la directora de la Fundación de los Derechos Digitales, estos últimos organismos de alcance mundial por la defensa de la libertad de expresión y de los derechos relacionados con el mundo digital.

Pero lo más interesante es que, de alguna manera, se somete a un ente que podría ser considerado un “Poder Judicial”, fundado bajo sus propias “leyes” y mecanismos de “gobierno” que son los que sientan las bases sobre las cuales las personas pueden interactuar en esa red social y en su plataforma Instagram. Es decir, suma un poder más a su propio “país” digital.

Dadas las presiones que algunos gobiernos estaban poniendo sobre Facebook por cuestiones sobre violaciones a la privacidad y tolerancia. Las fake news y discursos de odio, la respuesta del gigante mundial parece ser del mismo tamaño que las presiones: es decir, Facebook deja en su propio terreno (y no en el de los gobiernos de los países donde tiene influencia) las decisiones relativas a qué puede ser censurado de sus redes.

Aún cuando el Consejo sea independiente, su creación confirma su estrategia de que lo que pasa en Facebook se resuelve ahí, sin injerencia de los gobiernos o sistemas judiciales de los países a los que llega su servicio, ni de los organismos de derechos humanos internacionales.

Además de resolver apelaciones de los usuarios de Facebook, el Consejo podrá conocer asuntos que la propia empresa ponga a su consideración para tomar decisiones sobre contenidos que se deban retirar o dejar en sus espacios, vamos en su propio país.

Las decisiones del Consejo serán vinculantes e inapelables, lo que significa que Facebook deberá implementarlas “a menos que hacerlo suponga infringir la ley”.

En la página del Consejo Facebook señala que “La Junta revisará si el contenido es coherente con las políticas y valores de Facebook e Instagram, así como el compromiso de defender la libertad de expresión dentro del marco de las normas internacionales de derechos humanos”.

Esto significa que, además, la propia empresa estaría, motu proprio, apegándose al Sistema Universal de los Derechos Humanos. ¿Será que estaremos viendo muy pronto la propia jurisprudencia que genere el “Tribunal Supremo de Facebook”.


ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 02 de octubre de 2020

México golpeador

VÍA LEGAL

Maria Fernanda Matus Martinez

viernes 25 de septiembre de 2020

El “Tribunal” de Facebook

VÍA LEGAL

Maria Fernanda Matus Martinez

viernes 18 de septiembre de 2020

Está de más

VÍA LEGAL

Maria Fernanda Matus Martinez

viernes 11 de septiembre de 2020

El costo de la justicia

VÍA LEGAL

Maria Fernanda Matus Martinez

viernes 04 de septiembre de 2020

Presidente con “fuero”

VÍA LEGAL

Maria Fernanda Matus Martinez

viernes 14 de agosto de 2020

Sed de justicia

VÍA LEGAL

Maria Fernanda Matus Martinez

viernes 07 de agosto de 2020

Las Elegidas 

VÍA LEGAL

Maria Fernanda Matus Martinez

Cargar Más