/ jueves 16 de enero de 2020

El INSABI ni popular ni gratis

SIN PROTOCOLO

El arranque del 2020 ha sido demasiado complicado para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia de salud.

Se trata del fallido arranque del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), ampliamente cuestionado por especialistas en la materia.

El Seguro Popular, antecedente del INSABI fue creado en la época de Vicente Fox, cuando el secretario de Salud, era el doctor Julio Frenk Mora.

Trascendió los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, hasta su desaparición en la presente administración.

Para nadie es desconocido que el Seguro Popular siempre cobró una cuota de recuperación.

¿Pero entonces qué sucedió con la entrada en vigor de INSABI? ¿Qué fue lo que le falló al gobierno de López Obrador?

Desde los primeros días de este 2020, las protestas fueron sistemáticas por cobros desmedidos.

Ello tuvo eco en Palacio Nacional conforme transcurrieron las hora y los días, a grato tal que el Presidente sostuvo que el servicio y los medicamentos eran gratuitos.

Los periodistas lo cuestionaron insistentemente sobre los cobros desmedidos a las personas más necesitadas.

El Presidente lo negó una y otra vez. “Pruebas”, les pidió a los periodistas, quienes preguntaron con sobrado fundamento.

Lo anterior encontró eco en noticieros de radio y televisión, en medios digitales e impresos.

Durante los últimos días reportajes, entrevistas, notas, columnas y artículos de fondo, han dado cuenta del fallido funcionamiento del INSABI.

Para su funcionamiento en el interior de la República, el gobierno federal debe firmar un acuerdo de coordinación.

Los gobernadores del PAN, se armaron de valor y anunciaron que no firmarán dichos convenios.

A la fecha sólo 26 de las 32 entidades del país, han firmado los acuerdos de coordinación.

El director del organismo Juan Ferrer Aguilar, admitió que la gratuidad se empezará a notar en diciembre de 2020.

¿Qué sucedió entonces? ¿Quién está equivocado? ¿El Presidente de la República?

El especialista en la materia Julio Frenk Mora advirtió que es imposible financiar los servicios de salud para todos los ciudadanos.

¿Entonces, por qué la promesa de la gratuidad en servicios médicos y abasto de medicamentos?

Por lo pronto, Frenk asegura que el Instituto de Salud para el Bienestar, es un retroceso de 40 años.

Es decir que el INSABI ni es popular, ni es gratis y mucho menos seguro.

PROSPECCIÓN… De párvulos. Resulta que el legislador Jesús Ricardo Fuentes, quien ocupó la curul del diputado y periodista fallecido Virgilio Caballero, presentó una iniciativa para reformar el Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México, pero resulta que el Congreso de la capital del país, carece de facultades para realizar ese tipo de reformas, cuya potestad es del titular del Ejecutivo local, en este caso de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo. ¿Y los asesores?

Twitter: @JoelSaucedo

saucedosj@yahoo.com.mx

El arranque del 2020 ha sido demasiado complicado para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia de salud.

Se trata del fallido arranque del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), ampliamente cuestionado por especialistas en la materia.

El Seguro Popular, antecedente del INSABI fue creado en la época de Vicente Fox, cuando el secretario de Salud, era el doctor Julio Frenk Mora.

Trascendió los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, hasta su desaparición en la presente administración.

Para nadie es desconocido que el Seguro Popular siempre cobró una cuota de recuperación.

¿Pero entonces qué sucedió con la entrada en vigor de INSABI? ¿Qué fue lo que le falló al gobierno de López Obrador?

Desde los primeros días de este 2020, las protestas fueron sistemáticas por cobros desmedidos.

Ello tuvo eco en Palacio Nacional conforme transcurrieron las hora y los días, a grato tal que el Presidente sostuvo que el servicio y los medicamentos eran gratuitos.

Los periodistas lo cuestionaron insistentemente sobre los cobros desmedidos a las personas más necesitadas.

El Presidente lo negó una y otra vez. “Pruebas”, les pidió a los periodistas, quienes preguntaron con sobrado fundamento.

Lo anterior encontró eco en noticieros de radio y televisión, en medios digitales e impresos.

Durante los últimos días reportajes, entrevistas, notas, columnas y artículos de fondo, han dado cuenta del fallido funcionamiento del INSABI.

Para su funcionamiento en el interior de la República, el gobierno federal debe firmar un acuerdo de coordinación.

Los gobernadores del PAN, se armaron de valor y anunciaron que no firmarán dichos convenios.

A la fecha sólo 26 de las 32 entidades del país, han firmado los acuerdos de coordinación.

El director del organismo Juan Ferrer Aguilar, admitió que la gratuidad se empezará a notar en diciembre de 2020.

¿Qué sucedió entonces? ¿Quién está equivocado? ¿El Presidente de la República?

El especialista en la materia Julio Frenk Mora advirtió que es imposible financiar los servicios de salud para todos los ciudadanos.

¿Entonces, por qué la promesa de la gratuidad en servicios médicos y abasto de medicamentos?

Por lo pronto, Frenk asegura que el Instituto de Salud para el Bienestar, es un retroceso de 40 años.

Es decir que el INSABI ni es popular, ni es gratis y mucho menos seguro.

PROSPECCIÓN… De párvulos. Resulta que el legislador Jesús Ricardo Fuentes, quien ocupó la curul del diputado y periodista fallecido Virgilio Caballero, presentó una iniciativa para reformar el Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México, pero resulta que el Congreso de la capital del país, carece de facultades para realizar ese tipo de reformas, cuya potestad es del titular del Ejecutivo local, en este caso de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo. ¿Y los asesores?

Twitter: @JoelSaucedo

saucedosj@yahoo.com.mx