/ miércoles 18 de mayo de 2022

El Emilio Lozoya del 2013

"Bueno, yo lo que necesito es romperle la madre a estos cabrones, que se pasaron de verga de una forma brutal, que son Siemens y los coreanos, o sea, no es posible que a Pemex le haya costado más de mil millones de dólares adicionales la obra, que se haya muerto gente, luego haya explotado la chingadera y que Pemex se quede con las manos… ¿qué harías en mi lugar?, ¡es indignante wey!, ¡es verdaderamente indignante!”, le dijo Emilio Lozoya Austin en mayo del 2013 a un reportero especializado en energía llamado Luis Carriles, hoy director de La Prensa.

En ese entonces el director de Petróleos Mexicanos era uno de los hombres más poderosos del gobierno de Enrique Peña Nieto. Estos son fragmentos de esa charla.

Sobre un pleito con los coreanos que hoy suena lejano:

“A ver, así ya nos chingamos a Commisa, que es KBR, ¿no?, le ganamos un laudo, o sea, tenemos la misma situación jurídica que con Conproca, un laudo perdido en Estados Unidos y lo anulamos aquí por 400 millones de dólares”.

Sobre Siemens:

“Lo que salió en medios de Reforma y lo filtraron, no sé si te lo dijo Nacho, lo bajaron de internet. ¿Y qué bajaron de internet?, las declaraciones del ex director jurídico de Siemens. ¿Cómo llevé yo al ex director jurídico de Siemens?, psss tú sabes cómo, de las greñas cabrón, porque pssssss ya tenía miedo, llevó hasta su cardiólogo a la PGR no?”.

Sobre los pleitos en Estados Unidos:

“El tema de Nueva York es también por generar un precedente, o sea, las cosas tienen que cambiar aquí, entonces, si no persigues… y lamentablemente pues en México no hay una ley que te permite de una forma, digamos, más seria, combatir la corrupción en casos de este estilo”.

Sobre los pleitos que se echó encima:

“A ver, yo me dedique toda o una buena parte de mi vida a hacer la reestructuración de empresas que implican muchos movimientos litigiosos, ahora tienes que abrirte varios frentes, pero también vas a ver cuánto dinero te vas a gastar en abogados, y cuánto tiempo le vas a dedicar para ver si llegas o no”.

Más sobre Nueva York:

“Por eso me fui a pegarles a Nueva York, porque de qué chingados me sirve pegarles aquí, nada más pierdo el laudo, o gano el laudo y ya, pero mientras los estoy jodiendo allá, contra los coreanos aquí no puedo hacer nada, no tienen nada”.

Sobre su papá:

“Mi abuelo empresario, mi papá fue empresario también, tenía laboratorios y todas esas cosas, entonces era político, pero pues también con una visión de eficiencia etcétera, lo heredé, la neta es que sí lo heredé, el horror por el coyotaje cabrón, es que verdaderamente me han hecho… a ver, yo no sé si tú lo consideres, pero mucha gente que iba conmigo en la universidad, cuates que fueron a universidades privadas, se dedican a comer en Polanco y a andar intermediando, o sea, como que en vez de que hayamos creado en mi generación una generación de emprendedores, y de gente que esté pensando en traerse tecnología (andan de intermediarios)”.

Sobre Enrique Peña Nieto:

“Más allá de un tema personal, es un tema del liderazgo del Presidente, digo sí que tengamos una buena relación, sin duda, pero que ve en la empresa un arma para detonar el desarrollo, y la verdad es que se interesa mucho en el tema y me veo semanalmente con él o a veces más, más en los eventos y reuniones, pero bueno, su estilo de liderazgo es algo muy motivante porque es de cómo va, cómo van cada semana, y va, y también es muy abusado porque va y checa por otros lados”.

"Bueno, yo lo que necesito es romperle la madre a estos cabrones, que se pasaron de verga de una forma brutal, que son Siemens y los coreanos, o sea, no es posible que a Pemex le haya costado más de mil millones de dólares adicionales la obra, que se haya muerto gente, luego haya explotado la chingadera y que Pemex se quede con las manos… ¿qué harías en mi lugar?, ¡es indignante wey!, ¡es verdaderamente indignante!”, le dijo Emilio Lozoya Austin en mayo del 2013 a un reportero especializado en energía llamado Luis Carriles, hoy director de La Prensa.

En ese entonces el director de Petróleos Mexicanos era uno de los hombres más poderosos del gobierno de Enrique Peña Nieto. Estos son fragmentos de esa charla.

Sobre un pleito con los coreanos que hoy suena lejano:

“A ver, así ya nos chingamos a Commisa, que es KBR, ¿no?, le ganamos un laudo, o sea, tenemos la misma situación jurídica que con Conproca, un laudo perdido en Estados Unidos y lo anulamos aquí por 400 millones de dólares”.

Sobre Siemens:

“Lo que salió en medios de Reforma y lo filtraron, no sé si te lo dijo Nacho, lo bajaron de internet. ¿Y qué bajaron de internet?, las declaraciones del ex director jurídico de Siemens. ¿Cómo llevé yo al ex director jurídico de Siemens?, psss tú sabes cómo, de las greñas cabrón, porque pssssss ya tenía miedo, llevó hasta su cardiólogo a la PGR no?”.

Sobre los pleitos en Estados Unidos:

“El tema de Nueva York es también por generar un precedente, o sea, las cosas tienen que cambiar aquí, entonces, si no persigues… y lamentablemente pues en México no hay una ley que te permite de una forma, digamos, más seria, combatir la corrupción en casos de este estilo”.

Sobre los pleitos que se echó encima:

“A ver, yo me dedique toda o una buena parte de mi vida a hacer la reestructuración de empresas que implican muchos movimientos litigiosos, ahora tienes que abrirte varios frentes, pero también vas a ver cuánto dinero te vas a gastar en abogados, y cuánto tiempo le vas a dedicar para ver si llegas o no”.

Más sobre Nueva York:

“Por eso me fui a pegarles a Nueva York, porque de qué chingados me sirve pegarles aquí, nada más pierdo el laudo, o gano el laudo y ya, pero mientras los estoy jodiendo allá, contra los coreanos aquí no puedo hacer nada, no tienen nada”.

Sobre su papá:

“Mi abuelo empresario, mi papá fue empresario también, tenía laboratorios y todas esas cosas, entonces era político, pero pues también con una visión de eficiencia etcétera, lo heredé, la neta es que sí lo heredé, el horror por el coyotaje cabrón, es que verdaderamente me han hecho… a ver, yo no sé si tú lo consideres, pero mucha gente que iba conmigo en la universidad, cuates que fueron a universidades privadas, se dedican a comer en Polanco y a andar intermediando, o sea, como que en vez de que hayamos creado en mi generación una generación de emprendedores, y de gente que esté pensando en traerse tecnología (andan de intermediarios)”.

Sobre Enrique Peña Nieto:

“Más allá de un tema personal, es un tema del liderazgo del Presidente, digo sí que tengamos una buena relación, sin duda, pero que ve en la empresa un arma para detonar el desarrollo, y la verdad es que se interesa mucho en el tema y me veo semanalmente con él o a veces más, más en los eventos y reuniones, pero bueno, su estilo de liderazgo es algo muy motivante porque es de cómo va, cómo van cada semana, y va, y también es muy abusado porque va y checa por otros lados”.