/ jueves 16 de enero de 2020

¿Cómo enfrentar el aumento de los precios este 2020?

Este inicio de año, los aumentos en los precios se dejaron ver. La verdura, el pan, los refrescos, los cigarros, la gasolina y ahora hasta las tortillas reportan incrementos. Y seguramente ya lo notaste.

Estos aumentos tienen una razón de ser. Al inicio del 2020, entró en vigor el aumento en el IEPS que es un aumento al impuesto que se cobra por la venta y producción de bebidas azucaradas, bebidas embriagantes, cigarros y algunos alimentos chatarra como pan dulce y galletas.

Este impuesto también impactó al precio de las gasolinas y del diésel, combustible que utilizan los camiones y trailers que se usan para transportar las frutas, verduras, carne y demás alimentos de la canasta básica que consumimos diariamente. Por lo que estos aumentos en los insumos se reflejan en los precios finales de los productos que los mexicanos compramos.

Ayer recibimos la noticia de que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) registró los incrementos en la venta del kilo de tortilla en diferentes ciudades de la República Mexicana. La Procuraduría advirtió que el kilo de este alimento básico para la dieta de los mexicanos se estaba vendiendo hasta en 20 pesos.

Según reportaron varios medios de comunicación el aumento en la Ciudad de México se calculó en 14 por ciento, pues la tortilla se vendió entre 9.90 y 16 pesos el kilo, mientras que a finales de 2019 ésta fluctuaba entre los 11 y los 14 pesos.

En Monterrey, Nuevo León, se vendió en un máximo de 15.75 en 2019. Actualmente este producto alcanza un costo de 18 pesos.

Otros estados, a pesar de presentar incrementos, mantienen el precio de las tortillas por debajo de los 20 pesos. Tal es el caso de la ciudad de Guadalajara o la de Morelia, en donde el kilo de tortilla alcanza un precio de 16 pesos. En Saltillo se ofrece en 17.50 y en San Luis Potosí a 17. Querétaro presentó un incremento de 10 a 18 pesos.

Esto quiere decir que, posiblemente, los taqueros vayan a subir los precios de ese rico y sabroso manjar del que generalmente disfrutamos por las noches: los taquitos de pastor. Dios quiera que no, pero todo indica que sí.

¿Qué nos queda hacer, cómo enfrentamos este aumento de precios originado por decisiones del gobierno federal?: No gastando más de lo que tenemos. Comprando solo lo que necesitamos. En la mayoría de las veces comer comida preparada en casa. Comprar los alimentos en mercados o centrales de abasto donde los precios son más accesibles. Bajándole al consumo de refrescos, vino, cerveza, cigarros y chucherías. Y haciendo un nuevo presupuesto en el que consideremos estos aumentos para reajustar lo que vamos a gastar en despensa.

Quizás puedan sonarte recomendaciones básicas, pero te prometo que tus finanzas mejorarán, al menos llegarás al final de quincena con dinero.

@Lady_varo

Ladyvaro.fp@gmail.com

Este inicio de año, los aumentos en los precios se dejaron ver. La verdura, el pan, los refrescos, los cigarros, la gasolina y ahora hasta las tortillas reportan incrementos. Y seguramente ya lo notaste.

Estos aumentos tienen una razón de ser. Al inicio del 2020, entró en vigor el aumento en el IEPS que es un aumento al impuesto que se cobra por la venta y producción de bebidas azucaradas, bebidas embriagantes, cigarros y algunos alimentos chatarra como pan dulce y galletas.

Este impuesto también impactó al precio de las gasolinas y del diésel, combustible que utilizan los camiones y trailers que se usan para transportar las frutas, verduras, carne y demás alimentos de la canasta básica que consumimos diariamente. Por lo que estos aumentos en los insumos se reflejan en los precios finales de los productos que los mexicanos compramos.

Ayer recibimos la noticia de que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) registró los incrementos en la venta del kilo de tortilla en diferentes ciudades de la República Mexicana. La Procuraduría advirtió que el kilo de este alimento básico para la dieta de los mexicanos se estaba vendiendo hasta en 20 pesos.

Según reportaron varios medios de comunicación el aumento en la Ciudad de México se calculó en 14 por ciento, pues la tortilla se vendió entre 9.90 y 16 pesos el kilo, mientras que a finales de 2019 ésta fluctuaba entre los 11 y los 14 pesos.

En Monterrey, Nuevo León, se vendió en un máximo de 15.75 en 2019. Actualmente este producto alcanza un costo de 18 pesos.

Otros estados, a pesar de presentar incrementos, mantienen el precio de las tortillas por debajo de los 20 pesos. Tal es el caso de la ciudad de Guadalajara o la de Morelia, en donde el kilo de tortilla alcanza un precio de 16 pesos. En Saltillo se ofrece en 17.50 y en San Luis Potosí a 17. Querétaro presentó un incremento de 10 a 18 pesos.

Esto quiere decir que, posiblemente, los taqueros vayan a subir los precios de ese rico y sabroso manjar del que generalmente disfrutamos por las noches: los taquitos de pastor. Dios quiera que no, pero todo indica que sí.

¿Qué nos queda hacer, cómo enfrentamos este aumento de precios originado por decisiones del gobierno federal?: No gastando más de lo que tenemos. Comprando solo lo que necesitamos. En la mayoría de las veces comer comida preparada en casa. Comprar los alimentos en mercados o centrales de abasto donde los precios son más accesibles. Bajándole al consumo de refrescos, vino, cerveza, cigarros y chucherías. Y haciendo un nuevo presupuesto en el que consideremos estos aumentos para reajustar lo que vamos a gastar en despensa.

Quizás puedan sonarte recomendaciones básicas, pero te prometo que tus finanzas mejorarán, al menos llegarás al final de quincena con dinero.

@Lady_varo

Ladyvaro.fp@gmail.com