/ domingo 10 de octubre de 2021

¡Arriba las manos Pymes! Denme sus datos biométricos

Las Pymes representan el 95% de las empresas mexicanas, pueden tener hasta 250 empleados con un máximo de facturación de 250 mdp anuales, generan alrededor del 72% del empleo, y contribuyen con al menos el 52% del PIB Nacional. La complejidad de sus operaciones puede llevarles a requerir realizar gastos a través de tarjetas de crédito de la empresa que puedan utilizar sus colaboradores; desde realizar viajes de negocios, hasta comprar artículos de oficina o insumos de uso común como café, galletas y papel higiénico.

Sin embargo, a raíz de la pandemia los bancos dejaron de otorgar tarjetas de crédito y débito adicionales a las Pymes; es decir que únicamente se otorgan a nombre del Representante Legal. Suponemos que ello sea debido a que la crisis económica derivada de los confinamientos causó que se hayan utilizado estos créditos al consumo para cubrir otros gastos, y el impago generalizado hubiera llevado a los bancos a retirar este producto del mercado.

La solución la tiene American Express, quien sí lo sigue haciendo. El trámite aparentemente es muy sencillo, se llena una solicitud en línea, se envía la documentación, y posteriormente le llega al Representante Legal un mail al que debe de responder desde su teléfono móvil. Cuando se responde el mail, se abre una página en la cual después de aceptar el Aviso de Privacidad debe de permitirle a la App su geolocalización, tomar fotos para sacar una de su INE, y se le solicita textualmente la entrega de sus datos biométricos de reconocimiento facial.

El Aviso de Privacidad señala que estos datos podrán ser transferidos sin su consentimiento a mexicanos o extranjeros como “terceros o proveedores necesarios para que la sociedad pueda prestar los servicios financieros propios de su objeto y/o para la prestación del servicio contratado”. Por supuesto podrán ser usados para fines comerciales, y reportados a las autoridades administrativas y jurisdiccionales cuando así lo establezcan las disposiciones legales. Desde la pandemia también, la solicitud no se puede realizar de ninguna otra manera.

A partir del 31 de marzo cualquier persona interesada en abrir una cuenta debe entregar al banco sus huellas digitales para cotejarlas con el INE; en lo que va un paso adelante Amex es en además exigirle que acepte que sus datos biométricos de reconocimiento facial se entreguen a terceros y proveedores en México o en el extranjero sin su consentimiento, y ojo, recuerde que todavía ni siquiera es su cliente, apenas van a ver si le dan la tarjeta. A decir de la institución financiera nunca nadie se ha quejado.


Twitter: MarinievesGM @gm_marinieves


Las Pymes representan el 95% de las empresas mexicanas, pueden tener hasta 250 empleados con un máximo de facturación de 250 mdp anuales, generan alrededor del 72% del empleo, y contribuyen con al menos el 52% del PIB Nacional. La complejidad de sus operaciones puede llevarles a requerir realizar gastos a través de tarjetas de crédito de la empresa que puedan utilizar sus colaboradores; desde realizar viajes de negocios, hasta comprar artículos de oficina o insumos de uso común como café, galletas y papel higiénico.

Sin embargo, a raíz de la pandemia los bancos dejaron de otorgar tarjetas de crédito y débito adicionales a las Pymes; es decir que únicamente se otorgan a nombre del Representante Legal. Suponemos que ello sea debido a que la crisis económica derivada de los confinamientos causó que se hayan utilizado estos créditos al consumo para cubrir otros gastos, y el impago generalizado hubiera llevado a los bancos a retirar este producto del mercado.

La solución la tiene American Express, quien sí lo sigue haciendo. El trámite aparentemente es muy sencillo, se llena una solicitud en línea, se envía la documentación, y posteriormente le llega al Representante Legal un mail al que debe de responder desde su teléfono móvil. Cuando se responde el mail, se abre una página en la cual después de aceptar el Aviso de Privacidad debe de permitirle a la App su geolocalización, tomar fotos para sacar una de su INE, y se le solicita textualmente la entrega de sus datos biométricos de reconocimiento facial.

El Aviso de Privacidad señala que estos datos podrán ser transferidos sin su consentimiento a mexicanos o extranjeros como “terceros o proveedores necesarios para que la sociedad pueda prestar los servicios financieros propios de su objeto y/o para la prestación del servicio contratado”. Por supuesto podrán ser usados para fines comerciales, y reportados a las autoridades administrativas y jurisdiccionales cuando así lo establezcan las disposiciones legales. Desde la pandemia también, la solicitud no se puede realizar de ninguna otra manera.

A partir del 31 de marzo cualquier persona interesada en abrir una cuenta debe entregar al banco sus huellas digitales para cotejarlas con el INE; en lo que va un paso adelante Amex es en además exigirle que acepte que sus datos biométricos de reconocimiento facial se entreguen a terceros y proveedores en México o en el extranjero sin su consentimiento, y ojo, recuerde que todavía ni siquiera es su cliente, apenas van a ver si le dan la tarjeta. A decir de la institución financiera nunca nadie se ha quejado.


Twitter: MarinievesGM @gm_marinieves