/ sábado 15 de agosto de 2020

5 Tips para oratoria en internet

Cinco reglas que necesitamos observar al hablar por internet, sobre todo ahora que después de la pandemia queda como uso permanente.

1. Sin decirlo con la palabra, que el auditorio sepa que nos encontramos felices de estar ante él, decirlo con la mirada, con el rostro, con toda la actitud corporal. En ese momento quedan afuera de nosotros los malos momentos, los detalles incómodos. Lo importante ahora es que el público sepa, sienta y mire nuestro placer de estar hablando con él.

2. Si tenemos una hora para hablar, partámosla en dos. La gente lo más que aguanta viendo a la pantalla son veinte minutos. Nosotros en esas dos medias horas, parte del tiempo lo ocuparemos contando una anécdota, mostrando algún dibujo, una fotografía. Ocuparemos ese tiempo con algo que agrade al auditorio, que lo haga pasar el tiempo contento.

3. Usemos frases breves, lo párrafos extensos causan tedio, no alcanzan a hilarse un párrafo con el otro. En ocasiones tenemos necesidad de leer un texto, la ocasión nos obliga a hacerlo. Si tenemos que leer, no seamos esclavos del papel, no perdamos el contacto con el público. Ya sabemos lo que estamos leyendo, porque hemos repasado una y otra vez el documento, la conferencia, el discurso. De vez en cuando levantemos la vista al auditorio, que todo el público se sienta atendido, que la gente sepa que estamos interesados en seguir hablando con ella. Si nos clavamos en los papeles perdemos todo contacto con el auditorio.

4. La presentación cuenta mucho, que no se nos vea desgarbados, desaliñados, como que nos acabamos de levantar de la cama. Nada nos cuesta vestirnos formalmente, los varones y las damas; no se trata de lujos, simplemente se trata de vestir con orden. Que la gente comprenda que se le está atendiendo como debe ser, que no sienta que le estamos dispensando un pedazo de nuestro tiempo, no. Todo el tiempo de que disponemos es para el público, para su atención, para informarle, para comentarle. Es lo más importante que tenemos que hacer en ese lapso.

5. Si el profesor deja a sus alumnos la tarea de ver un video para que luego le den su comentario, el video no debe ser mayor de cinco minutos. Procurar que el estudiante vea con interés el video y que sepa que será útil para él reflejar su experiencia en el informe que entregue al profesor.

Alejémonos como de un mal pensamiento, lo que es común, decir ya para terminar. Acabemos de hablar y punto. En todo caso digamos, muchas gracias.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Cinco reglas que necesitamos observar al hablar por internet, sobre todo ahora que después de la pandemia queda como uso permanente.

1. Sin decirlo con la palabra, que el auditorio sepa que nos encontramos felices de estar ante él, decirlo con la mirada, con el rostro, con toda la actitud corporal. En ese momento quedan afuera de nosotros los malos momentos, los detalles incómodos. Lo importante ahora es que el público sepa, sienta y mire nuestro placer de estar hablando con él.

2. Si tenemos una hora para hablar, partámosla en dos. La gente lo más que aguanta viendo a la pantalla son veinte minutos. Nosotros en esas dos medias horas, parte del tiempo lo ocuparemos contando una anécdota, mostrando algún dibujo, una fotografía. Ocuparemos ese tiempo con algo que agrade al auditorio, que lo haga pasar el tiempo contento.

3. Usemos frases breves, lo párrafos extensos causan tedio, no alcanzan a hilarse un párrafo con el otro. En ocasiones tenemos necesidad de leer un texto, la ocasión nos obliga a hacerlo. Si tenemos que leer, no seamos esclavos del papel, no perdamos el contacto con el público. Ya sabemos lo que estamos leyendo, porque hemos repasado una y otra vez el documento, la conferencia, el discurso. De vez en cuando levantemos la vista al auditorio, que todo el público se sienta atendido, que la gente sepa que estamos interesados en seguir hablando con ella. Si nos clavamos en los papeles perdemos todo contacto con el auditorio.

4. La presentación cuenta mucho, que no se nos vea desgarbados, desaliñados, como que nos acabamos de levantar de la cama. Nada nos cuesta vestirnos formalmente, los varones y las damas; no se trata de lujos, simplemente se trata de vestir con orden. Que la gente comprenda que se le está atendiendo como debe ser, que no sienta que le estamos dispensando un pedazo de nuestro tiempo, no. Todo el tiempo de que disponemos es para el público, para su atención, para informarle, para comentarle. Es lo más importante que tenemos que hacer en ese lapso.

5. Si el profesor deja a sus alumnos la tarea de ver un video para que luego le den su comentario, el video no debe ser mayor de cinco minutos. Procurar que el estudiante vea con interés el video y que sepa que será útil para él reflejar su experiencia en el informe que entregue al profesor.

Alejémonos como de un mal pensamiento, lo que es común, decir ya para terminar. Acabemos de hablar y punto. En todo caso digamos, muchas gracias.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS