/ jueves 29 de abril de 2021

5 hábitos financieros para educar a tu chamaco/a

En México, seis de cada 10 adultos no llevan un registro de sus gastos mensuales y 44% de los ahorradores lo hacen a través de mecanismos informales como las tandas, cajas de ahorro sin supervisión de una autoridad o meten su dinero debajo del colchón, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Confieso que yo crecí sin saber ahorrar ni saber gastar. Por eso como padres debemos reflexionar sobre las consecuencias que nos ha atraído gastar en lo que no necesitamos, pedir prestado y no pagar, gastar lo que no se tiene o tener al tope las tarjetas de crédito para que nuestros hijos no cometan los errores que nosotros cometimos.

Si las escuelas aún no meten como materia obligatoria la educación financiera dentro de la clase de matemáticas, entonces nosotros desde casa compartamos con nuestros hijos las mejores prácticas de finanzas personales.

Según datos del comparador de servicios financieros Coru, 32% de las y los mexicanos gastan más de lo que perciben y esto no puede seguir ocurriendo. Es por eso que Coru enlista 5 hábitos financieros que desde hoy les puedes enseñar a tus hijos:

Establecer metas de ahorro. Pregúntales a tus hijas e hijos qué es lo que quieren hacer con el dinero que les das. Una vez que conozcan sus metas, como comprar un juguete o un videojuego, es importante que les enseñes que lo pueden obtener si ahorran. Esta práctica ayudará a que las niñas y los niños puedan valorar lo que significa luchar por alcanzar un objetivo. Cada vez que tus hijas e hijos reciban dinero recomiéndales ahorrar una parte.

Ahorrar en el banco. Las niñas y niños usualmente comienzan a ahorrar sus ‘domingos’ en una alcancía. Por ello, como padre puedes fomentar que conozcan y se familiaricen con los bancos al abrirles una cuenta infantil. Este tipo de cuentas les ayudan a que aprendan sobre finanzas personales, además de fomentar la cultura del ahorro.

Anima a tus hijas e hijos a llevar la cuenta exacta de lo que están ahorrando, esto los motivará a continuar cuando vean que se acercan a su meta deseada.

Enséñales buenos hábitos de consumo. Ir al supermercado o a la tienda es un buen momento para enseñarles buenos hábitos a tus hijas e hijos. En una salida puedes darles varias lecciones: desde hacer una lista con las cosas que necesitan en la casa y apegarse a ésta, hasta saber diferenciar las ofertas y cuándo convienen. Las niñas y los niños pueden aprender a comparar productos y conocer la relación entre el precio y su calidad.

Háblales sobre las deudas y préstamos. Si alguna de tus hijas o hijos no puede esperar a ahorrar para comprar algo que desean, es un buen momento para enseñarles sobre deudas y cómo funciona un préstamo. Aunque pueda parecer duro, es importante que te manejes como si fueras un banco; es decir, maneja algún tipo de intereses y evita hacer concesiones. De esta manera, las niñas y los niños pueden aprender a que es mejor ahorrar, aunque tarden más tiempo en alcanzar su objetivo, que pedir prestado.

Enséñales a hacer un presupuesto. Una vez que tus hijas e hijos fijen sus ojos en un objetivo, puedes enseñarles a hacer un presupuesto. No es necesario que ahorren toda su mesada para destinarla a un fin, sino que pueden gastar una parte y destinar otra al ahorro.

@Lady_Varo
ladyvaro.fp@gmail.com



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

En México, seis de cada 10 adultos no llevan un registro de sus gastos mensuales y 44% de los ahorradores lo hacen a través de mecanismos informales como las tandas, cajas de ahorro sin supervisión de una autoridad o meten su dinero debajo del colchón, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Confieso que yo crecí sin saber ahorrar ni saber gastar. Por eso como padres debemos reflexionar sobre las consecuencias que nos ha atraído gastar en lo que no necesitamos, pedir prestado y no pagar, gastar lo que no se tiene o tener al tope las tarjetas de crédito para que nuestros hijos no cometan los errores que nosotros cometimos.

Si las escuelas aún no meten como materia obligatoria la educación financiera dentro de la clase de matemáticas, entonces nosotros desde casa compartamos con nuestros hijos las mejores prácticas de finanzas personales.

Según datos del comparador de servicios financieros Coru, 32% de las y los mexicanos gastan más de lo que perciben y esto no puede seguir ocurriendo. Es por eso que Coru enlista 5 hábitos financieros que desde hoy les puedes enseñar a tus hijos:

Establecer metas de ahorro. Pregúntales a tus hijas e hijos qué es lo que quieren hacer con el dinero que les das. Una vez que conozcan sus metas, como comprar un juguete o un videojuego, es importante que les enseñes que lo pueden obtener si ahorran. Esta práctica ayudará a que las niñas y los niños puedan valorar lo que significa luchar por alcanzar un objetivo. Cada vez que tus hijas e hijos reciban dinero recomiéndales ahorrar una parte.

Ahorrar en el banco. Las niñas y niños usualmente comienzan a ahorrar sus ‘domingos’ en una alcancía. Por ello, como padre puedes fomentar que conozcan y se familiaricen con los bancos al abrirles una cuenta infantil. Este tipo de cuentas les ayudan a que aprendan sobre finanzas personales, además de fomentar la cultura del ahorro.

Anima a tus hijas e hijos a llevar la cuenta exacta de lo que están ahorrando, esto los motivará a continuar cuando vean que se acercan a su meta deseada.

Enséñales buenos hábitos de consumo. Ir al supermercado o a la tienda es un buen momento para enseñarles buenos hábitos a tus hijas e hijos. En una salida puedes darles varias lecciones: desde hacer una lista con las cosas que necesitan en la casa y apegarse a ésta, hasta saber diferenciar las ofertas y cuándo convienen. Las niñas y los niños pueden aprender a comparar productos y conocer la relación entre el precio y su calidad.

Háblales sobre las deudas y préstamos. Si alguna de tus hijas o hijos no puede esperar a ahorrar para comprar algo que desean, es un buen momento para enseñarles sobre deudas y cómo funciona un préstamo. Aunque pueda parecer duro, es importante que te manejes como si fueras un banco; es decir, maneja algún tipo de intereses y evita hacer concesiones. De esta manera, las niñas y los niños pueden aprender a que es mejor ahorrar, aunque tarden más tiempo en alcanzar su objetivo, que pedir prestado.

Enséñales a hacer un presupuesto. Una vez que tus hijas e hijos fijen sus ojos en un objetivo, puedes enseñarles a hacer un presupuesto. No es necesario que ahorren toda su mesada para destinarla a un fin, sino que pueden gastar una parte y destinar otra al ahorro.

@Lady_Varo
ladyvaro.fp@gmail.com



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music